lunes, 9 de marzo de 2009

IL NE FAUT JURER... DE RIEN! * * *

En Never Say Never (Il ne faut jurer de rien!, 2005), adaptación de la obra teatral de Alfred de Musset, se narra la apuesta que el astuto empresario Van Buck (Gérard Jugnot) lleva a cabo para levantar su negocio de telas y hacerse publicidad, queriendo unir en matrimonio a su sobrino, Valentin (Jean Dujardin), liberal y adicto a las mujeres de “la vida galante”, con una chica bonita de buena familia, Cécile (Mélanie Doutey).

Corre el año de 1830, París se encuentra en su Segunda Revolución. En medio de este ambiente, el relato comienza con tintes de parodia política, aspecto que se va dejando de lado para que una desencantada historia romántica vaya entrando. Respaldada por una buena producción, la realización del director Eric Civanyan (en su primera película no televisiva) se concentra en su totalidad en explotar el carisma de sus tres actores principales, Jugnot, Dujardin y la Doutey, quienes juntos logran una buena química.

Valentin lo tendrá difícil, ya que Cécile será un hueso duro de roer. El tipo confía que en un plazo de 24 horas conquistará y se llevará a la cama a la chica, convencido de que ella es como todas las demás mujeres (al menos las que más ha tratado), y que ganará a su tío una cuantiosa apuesta.

La película goza de un tono liberal, acorde a los tiempos “turbulentos” en los que se ambienta. Pero me parece que no ha sido suficiente para que sea lo provocadora que aspira a ser. Es una película noble en todo lo que trata, incluso en el tratamiento de sus dos jóvenes protagonistas, sin que tomen forma sus dilemas y su pretendido romance.

El fuerte de la película está en sus personajes maduros. Gérard Jugnot ofrece su acostumbrada simpática actuación, por quien uno termina interesándose más debido a los problemas en que se mete. Su negocio es estable, pero puede estar mejor. Estará también la pretenciosa madre de Cécile, la Baronesa de Mantes (Marie-France Santon), con la que Van Buck apuesta el enlace matrimonial y, en general, todo ese cuadro de personajes políticos, entre los que se encuentra un anciano y caricaturizado Lafayette, encarnando el espíritu paródico del filme.

El trabajo de Civanyan es rescatable por esa caricatura política que consigue, no tanto por la sosa parte romántica, sin gracia y algo aburrida, a pesar del gran talento que muestran la guapa Doutey (Las Flores del Mal, El Lobo) y Jean Dujardin.

++ Disponible en DVD edición española, con extras como ficha técnica, ficha artística, fichas de doblaje, trailer, filmografías y clips.

2 comentarios:

Bargalloneta dijo...

Compte Alex!!
que el passat dimarts se'm van esborrar tots els comentaris sense jo haver fet res!!
fes una còpia de seguretat per que no se sap si li pot passar algu altre...cosa que no desitjo per res del mon!!!
un petó

Àlex Frias dijo...

Hola Mònica!! Home, de veritat?? Doncs moltes gràcies per l'avis!! Estaré molt pendent de tot. Fins ara tot ha anat amb normalitat per aquestes terres i latitudes jajaja.

Bé, una abracada molt forta, ens lleguim!

Páginas vistas en total