jueves, 12 de marzo de 2009

EL CARTEL...CLÁSICO

La estilización gráfica característica de Saul Bass en su memorable cartel de "Vertigo" (1958)

Con el cartel de Vertigo (1958), sucede algo parecido que con el de The Godfather (1972), que comentamos la semana pasada. Sorprende su total ausencia de fotografías, o en su caso, imágenes demasiado figurativas. Es un cartel 100 por ciento gráfico (igual que el del filme de Coppola) de 3 colores: negro, naranja y blanco. Fue diseñado por Saul Bass, quien también diseñó la secuencia de créditos de la película, dirigida por Alfred Hitchcock.

Esta propuesta, estilizada, sintética y minimalista, caracterizó siempre a la obra de Bass, con otros carteles en su haber como el de West Side Story (1961). El naranja es un color constante en sus carteles. El tema central de esta pieza, es la enorme espiral que ocupa la mayor parte del formato. Es sencilla, en apariencia, al estar formada nada más por dos curvas principales, pero su complejidad empieza desde la configuración de su centro, un óvalo naranja. El óvalo nos remite a su vez a un ojo, dentro del cual Bass decidió situar a los dos personajes principales, Scottie Ferguson y Madeleine.

Aquí se contraponen dos sensaciones visuales de manera estupenda: lo estático de los dos personajes, con el aparente movimiento, rítmico y circular, de la espiral. Los dos personajes están cayendo en el centro de la espiral, que como vimos en la secuencia de créditos, es una representación simbólica del vértigo que sufre Scottie. La primera impresión es de que están siendo “consumidos” por la espiral. La imagen nos remite a varios momentos clave de la película, como aquel de la pesadilla de Scottie, en la que se ve a sí mismo caer sobre la iglesia, al igual que ocurrió antes con la muerte de Madeleine.

La figura de Madeleine es transparente y sólo son visibles sus contornos. Esto denota simbólicamente su condición “fantasmagórica” para Scottie. Al fallecer, Madeleine se convierte en un recuerdo que Scottie, como podemos ver en el cartel, está tratando de alcanzar. Scottie está completamente de negro, una representación simbólica de su creciente inestabilidad mental causada por Madeleine y su posterior fallecimiento. Una de sus manos está sobre la espalda de ella, en una actitud que denota protección, guía y, por qué no, rescate. En este sentido ¿será que en el cartel Scottie trata de rescatar a Madeleine? Uno de los pies de Scottie está dentro del centro de la espiral, y el otro está afuera. ¿Será que lucha por salvarla?

Ahora, además de ser una representación del vértigo de Scottie, la espiral es una representación de la antesala a la muerte, a la que hace referencia simbólica también el filme. La escena en la que Scottie ve a su amiga, Judy, reconstruida a su gusto como Madeleine, este parece estar con un pie en el mundo de los muertos, y el otro en el mundo de los vivos. Judy, en su representación de Madeleine, es como una aparición espiritual, inmaterial a los ojos de Scottie. La imagen del cartel puede verse también como la entrada de Madeleine a la muerte. Scottie está tratando de salvarla…o tal vez de seguirla.

En cuanto a la tipografía, es de un estilo muy “groovie”, característico en el arte gráfico de los 1950-1960. Se podía ver en muchos discos (sobre todo de jazz) y portadas de libros de aquel entonces, cuando todo se hacía a mano sin tecnología digital de por medio. Es una tipografía de diseño irregular e inestable, densa y en color negro, haciendo total referencia al estado mental y emocional de Scottie. Destaca, en primer lugar, el nombre de James Stewart y luego, debajo, el de Kim Novak. Luego viene el crédito de Alfred Hitchcock para luego, debajo de la imagen principal, colocar el título de la película. Bass opta por presentar en la lectura visual, primero, la imagen, y luego el título de la película. El acomodo de los créditos lo resolvió colocándolos justo fuera del margen, admirable debido al reducido espacio con el que cuenta, pero de una dificultad considerable para leerse. De todas formas, no deja de tener su mérito. Un memorable cartel, que incluso puede funcionar sin problema para la portada de la novela original, escrita por Pierre Boileau y Thomas Narcejac.

Versión horizontal del cartel orginal, con la fotografía de James Stewart y Kim Novak.

Existe una versión de este cartel en formato horizontal, más comercial y que arruina considerablemente la buena propuesta vertical del diseño original. Todo se hizo con el propósito de colocar la fotografía de Stewart y Novak, de manera forzada, justo al lado derecho. El nombre de Hitchcock acabó invadiendo la parte superior de la espiral. ¿Funcional? sí; ¿comercial? también; pero da al traste con la concepción original.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total