jueves, 26 de febrero de 2009

EL CARTEL...CLÁSICO


La violencia y complejidad de "A Clockwork Orange" (1971), sintetizada en el cartel de Philip Castle.

No nada más escogí el cartel de A Clockwork Orange por ser, para mí, uno de los mejores de un filme de Stanley Kubrick, sino porque es una de mis películas favoritas de este indispensable realizador. En realidad, existen dos carteles distintos, y empezaré con el mejor y más interesante, diseñado por Philip Castle, quien también diseñó el cartel de Full Metal Jacket.

Es un cartel minimalista, que tiene como principal elemento una figura triangular. Si observamos bien, esta figura es la letra “A”, la inicial del nombre del protagonista principal, Alex (Malcolm McDowell). Es una ilustración al aerógrafo, pequeña pero notable en su realización. De la letra “A” vemos emerger al mismo Alex, quien sostiene una daga. El puño y la daga (que hace referencia a la manecilla de un reloj fuera del triángulo) que sostiene sobresalen de la letra, creando un centro de tensión visual intrigante en toda la ilustración. Son un par de elementos que rompen con la armonía visual del conjunto y quiebran su unidad formal.

Esta figura triangular es una letra “A”, pero también puede denotar otras cosas. La más elemental, es que indica a los 3 miembros del grupo de Alex (llamados, “los drugos”), con él sobresaliendo como líder. Es también un símbolo místico, sobre todo por ese ojo que se ubica justo en el centro del triángulo. Esto tiene muchas lecturas, y la más común es la de ser el “ojo de Dios”, el “ojo que todo lo ve”. Pero también hay que recordar, que en una escena Alex es sometido a una violenta terapia, en la que los ojos le son abiertos al máximo con un aparato, para literalmente ser “bombardeado” con un sin fin de imágenes de muerte, violencia y destrucción, para intentar regenerarlo y convertirlo en un “chico de bien”.

Los contornos del triángulo son de color naranja, en alusión al título, y en su parte inferior-interior, sirviendo además como sostén visual, se encuentra la imagen de una mujer. Esta mujer, en cuclillas y con las piernas abiertas, se encuentra dentro de otro triángulo, más pequeño. Las piernas abiertas de la mujer, sirven para que la figura se abra, dando la impresión también de que estamos viendo una pirámide. ¿Una pirámide dentro de otra pirámide? ¿Un triángulo dentro de otro triángulo? Ambas formas de verlo son tan válidas como se quiera.

Encima del triángulo-pirámide (todo sobre un fondo blanco) se encuentra el tagline “Being the adventures of a young man whose principal interests are rape, ultra-violence and Beethoven”, que es también una descripción pequeña de la personalidad de Alex. El trabajo tipográfico es sencillamente genial. Primero, el nombre de Stanley Kubrick, en color negro y debajo del triángulo, donde además podemos comprobar que el diseño de las “A” es exactamente el mismo que el del “triángulo” superior. La tipografía es voluminosa, rígida, sin mayores detalles. En tanto, el logotipo de la película (en tipografía similar, pero con volumen en 3 dimensiones) es una maravilla: las iniciales “C” y “O”, son como dos ojos saltones (recordemos la escena de la terapia). Abajo, los créditos son simples en su diseño y legibles, gracias al adecuado puntaje de la tipografía y su separación. Junto con el de “Barry Lyndon”, este es uno de los mejores carteles de una película de Kubrick.


Brevemente comentaré el segundo cartel, no tan bueno como el anterior, pero destacable por su buen trabajo cromático y su concepto visual. Los únicos elementos que tienen en común, es el logotipo del filme y el del nombre de Kubrick, así como el tagline. Destaca el color naranja del fondo (espectacular y bello, por cierto) en referencia al título. Mientras, la figura central es el dibujo, extremadamente sintético, del rostro de Alex. Lo podemos identificar así por llevar el mismo dibujo de un engrane que Malcolm McDowell lleva en el ojo derecho en la película. El dibujo del engrane (en referencia a la “maquinaria del reloj” del título) denota además un ojo circular, volviendo al tema del mismo con todas las connotaciones mencionadas anteriormente. Una composición magnífica (bien ubicados los logos dentro del sombrero), 8 colores principales y una gran idea, todo en un cartel estupendo, aunque poco conocido.

4 comentarios:

Joel Meza dijo...

Cada vez que veo el cartel de La Naranja Mecánica me río al recordar que cuando se estrenó, veía los carteles en el cine (claro que no la ví sino hasta muchos años después, afortunadamente en cine, en uno de los extintos festivales de PECIME) y pensaba que era una película sobre el futbol holandés... No entendía por qué tenía que ser para adultos.
---
Sobre el segundo cartel, no lo conocía pero hace poco ví una edición de bolsillo de la novela que tenía, si mal no recuerdo, esa imagen en portada (sólo la cara de Alex). La que yo tengo tiene un dibujo de Alex parecido, pero de los hombros para arriba, con estilo medio abastracto (según yo).

Àlex Frias dijo...

Sí Joel, he visto también que la imagen del segundo cartel de A Clockwork Orange, ha servido como inspiración-pretexto para esta clase de trabajos de ilustración, incluso para carteles que tienen que ver con cine. De hecho, me atrevería a afirmar que es muy conocida esta imagen, sólo que muy pocos saben -tengo la impresión- que se trata del cartel de la película de Kubrick.

Tienes razón, jaja, yo creo que ese calificativo al equipo de futbol de Holanda lo tomaron directamente de la película.

Jossy Meza dijo...

De mis películas favoritas, sin duda. Aunque no la ví en los momentos de su estrenos, sino hasta mi adolescencia, si que dejó marca.

En aquel entonces, pasé por una etapa pandilleril, y me identificaba bastante con el disfrute del control al momento de ser violento.

Saludos.

Àlex Frias dijo...

Ya somos tres (junto a Joel) Jossy. Es ya lo que se puede llamar como "una película de culto".

El control de "los drugos" al ser violentos?? Pero lo que menos tienen es control no crees?? jajaja

La novela me encantó a mí, creo que es mejor que la historia con la que Kubrick se quedó, ya que no acabá con Alex en el hospital, recuperándose y a punto de salir. Faltó ver qué pasó después de eso.

Páginas vistas en total