martes, 13 de enero de 2009

MEET THE FOCKERS * * * 1/2

Los momentos en los que compadecemos y no deseamos estar en los zapatos de Gaylord Focker (Ben Stiller), son aquellos en los que el rostro mala leche de Robert DeNiro, con su personaje del exagente de la CIA Jack Byrnes, literalmente se “clava” en la asustadiza mirada de aquel.

Las cómicas interacciones entre los dos personajes, con las advertencias y largos sermones de Jack hacia Gaylord, hacen divertida Meet the Fockers (2004), la afortunada secuela de Meet the Parents (2000). A este cómico rapport (si bien es prácticamente el mismo de su predecesora) se agrega el que DeNiro tiene con su compañero de reparto, Dustin Hoffman, dos grandes figuras del cine juntas por primera vez en una comedia.

Ahora corresponde a Gaylord sufrir los enfrentamientos entre su padre, Bernie (Hoffman), y Jack, además de la vergüenza que le provoca el modo de vida tan liberal entre Roz (efectiva Barbara Streissand), su madre, y Bernie. La acción tendrá lugar en la casa de los Fockers. Gaylord lleva a Pam (Teri Polo), su prometida, a conocer a su familia en Miami. Jack y su esposa los acompañan a pasar el fin de semana, emprendiendo el viaje en una inmensa “casa rodante” con tecnología de punta.

Los padres de Gaylord son una suerte de hippies de principios de siglo XXI. Viven todavía en los 1960. Bernie es un abogado retirado, pacifista y detractor de la violencia contra los animales, en tanto Roz es una terapeuta sexual especializada en ancianos. El choque de caracteres entre los Fockers y Jack será el punto de apoyo del realizador Jay Roach (director de la primera parte), para todos los gags de la película. La casa de los Fockers es un santuario dedicado al arte erótico de pésimo gusto, así como a los cuestionables logros en la vida académica de Gaylord.

Dustin Hoffman y Barbara Streissand están magníficos como los padres de Gaylord. Hoffman está en ocasiones desatado en una actuación, casi siempre, relajada. Robert DeNiro sigue con la estrategia -muy funcional- de poner cara de “dolor de estomago”, cada vez que quiere “matar” a Gaylord. Y cierto bebe, nieto de Jack, no se queda atrás, quien absorbe como esponja todo lo que escucha y ve, gracias a los métodos educativos de su abuelo.

Meet the Fockers está lejos de superar a su predecesora. Es una comedia que de todas formas acaba siendo graciosa, con algunas secuencias de comicidad hilarante (la cena con ese peculiar “libro de recuerdos”, el torturante masaje de Roz a Jack, el posible hijo de Gaylord).

El guión no está exento de llevar implícito un mensaje positivo, que tiene que ver con la forma en la que Gaylord se siente avergonzado de sus padres. Ellos tratan una y otra vez, con muchos esfuerzos, de complacerlo, sin que Gaylord lo asimile por estar más preocupado y ansioso en complacer a su futuro suegro. Bernie y Roz pasarán por alto todo lo que su hijo les trate de imponer. Al final son sinceros, auténticos, simplemente los Fockers.

++ Disponible en una edición especial con estuche metálico, que incluye extras como escenas inéditas, "Meteduras de pata", "La Glándula Paparia", "Las aventuras de una entrenadora de bebés", entrevistas y mucho más.

2 comentarios:

Deric dijo...

a mi me gustó más la secuela que la original

Pandy dijo...

funny movie!

Páginas vistas en total