viernes, 16 de enero de 2009

Hafið * * * * *

Gunnar Eyjólfsson

Desde su debut con el almodovariano filme 101 Reykjavík (2000), quedó patente que las inquietudes temáticas del joven realizador islandés Baltasar Kormákur iban a ser los núcleos familiares disfuncionales, formados por hijos atormentados con traumas a cuestas. Los padres (con los mismos problemas) cierran este círculo, como la madre lesbiana vista en 101 Reykjavík, o el padre arraigado a las tradiciones de un pueblo pesquero de Islandia, en el segundo largometraje de Kormákur, Hafid (2002).

Además de director, guionista y productor, Kormákur ha tenido una prolífica carrera como actor (participó en un pequeño papel en 101 Reykjavík). En Hafid (con el título internacional de "The Sea"), el realizador propone un nuevo retrato familiar multigeneracional, en un melodrama que narra las dificultades de un hombre maduro, Thodur (magnífico Gunnar Eyjólfsson, padrino en la vida real de Kormákur), para romper con los fuertes lazos que lo unen a una procesadora de pescado. El negocio está hipotecado y a punto de quebrar. Mientras tanto, Thodur se encuentra escribiendo sus memorias, en un ajuste de cuentas con su pasado, en lo que decide cuál de sus tres hijos se hará cargo del quebrantado negocio.

“¿Por qué de pronto ese amor a la verdad?”, le dice a Thodur su segunda esposa, Kristín (Kristbjörg Kjeld), quien se encuentra organizando sus escritos. En una reunión familiar decisiva, Thodur hará un importante anuncio a sus hijos respecto a su patrimonio. La fábrica está administrada por el mayor de ellos, Haraldur (Sigurdur Skúlason), el cual está casado con una ambiciosa mujer, Aslaug.

Kormákur adapta la obra teatral del islandés Olafur Haukur Símonarson. La película tiene momentos de irónico humor, en la figura de la simpática abuela Kata (Herdís Thorvaldsdóttir), quien, a través de cortos pero sarcásticos diálogos, termina simbolizando el arraigado tradicionalismo. En la comida están  presentes Haraldur, su hermana cineasta Ragnheidur (Gudrún Gísladóttir) y Agust (Hilmir Snaer Gudnason, protagonista de 101 Reykjavík), el hijo menor, que estudia música en París sin que lo sepa su padre. El chico vive con su novia francesa (Hélène de Fougerolles), quien es testigo de las discusiones y enfrentamientos familiares.

Kormákur en ningún momento abandona el tono sarcástico en las relaciones intrafamiliares. Su trabajo  tiene detalles extraños pero muy humorísticos, como ese carnero que entra en un restaurante. Estas constantes apariciones de animales, lejos de ser gratuitas, refuerzan el discurso del filme, muy político y social, que tiene que ver con la falta de modernidad y progreso fuera de Reykjavík. El raquítico negocio  de Thordur ya no pudo estar a la par del progreso.

Hafid es una película que lanza una crítica a los arraigados tradicionalismos en las familias más conservadoras de Islandia, alejadas de las grandes metrópolis. En esa otra disfuncional familia que lleva Ragnheidur junto a su esposo Morten (Sven Nordin), el hijo adolescente, tímido y callado, no toca la comida preparada por la abuela. “¡Quien no coma carne de ballena, no merece vivir!”, exclama la anciana. Ragnheidur y Morten viajan desde Reykjavík hasta el pueblo para desestabilizar todavía más el áspero ambiente en la triste residencia, blanca y de arquitectura funcional.

Fotografiada estupendamente por Jean-Louis Vialard, Hafid es un trabajo notable en la filmografía de Kormákur. Tiene una magnífica dirección de actores y la historia tiene un efecto catártico en cada uno de sus personajes. La ligera base paterno-filial amenaza con colapsarse por las ambiciones económicas e intereses ocultos. La violencia puede aflorar en los momentos de mayor crisis.

++ Hafid se estrenó en el Festival de San Sebastián en 2002, aunque no tuvo estreno comercial en cines. Tampoco se encuentra editado en DVD en España.

1 comentario:

Deric dijo...

lo desconocía totalmente

Páginas vistas en total