sábado, 5 de julio de 2008

9 SONGS * * 1/2

Con trabajos dignos como Wonderland (1999), 24 Hour Party People (2002) y el relato de ciencia ficción Code 46 (2003), un director de prestigio como Michael Winterbottom puede tener, de vez en cuando, sus fallas, como sucedió en 9 Songs (2004). En este filme, no falta el rock punk en las 9 canciones del título, que se van intercalando monótonamente entre los 9 encuentros eróticos de sus dos protagonistas. Una escalada sexual explícita, que roza lo pornográfico y que va incrementando su tono conforme avanza la historia, apenas existente.

La cinta está filmada en formato de vídeo, cosa que le da un toque realista a la hora de filmar a Matt (Kieran O’Brien) y Lisa (Margo Stilley) haciendo el amor, inhalando cocaína y bailando salsa. Cuando no están teniendo sexo, acuden por las noches a conciertos de rock, empezando en la Brixton Academy, donde se conocen mientras escuchan a Black Rebel Motorcycle. Matt recuerda en flash back su relación erótica con Lisa mientras explora la Antártida.

El relato registra la cotidianidad íntima de Matt y Lisa, iniciando con una sutileza elogiable visualmente hablando, gracias al estupendo trabajo fotográfico de Marcel Zyskind (colaborador en 24 Hour Party People), en una bella combinación de luz natural y sombras que cubren los cuerpos de los actores, aspecto que se va diluyendo por una total exposición física y sexual.

9 Songs parece dos cosas: un vídeo musical erótico muy largo y un relato erótico-musical, que intenta, en su hora y media de metraje, entender la manera en que los jóvenes del nuevo milenio viven la sexualidad. El problema es su falta de ingenio para llevarlo a cabo, mientras vemos a los dos personajes internarse por diversos terrenos sexuales, en el que cabrá de todo: sexo oral, sadomasoquismo, “artilugios”, etc, todo en un orden predecible.

Obviando el trabajo “físico” que realizan, desafortunadamente los actores no tienen la oportunidad de desarrollar otra faceta, debido a la falta de una trama, de una historia interesante que ayude a entender más la fugaz relación amorosa que llevan.

La parte sexual acaba siendo tediosa hasta el final. Será la música el alma del filme y, de hecho, suplanta aquello que echamos de menos: una historia. Las canciones van describiendo acciones, emociones, sentimientos y los pensamientos de los personajes, en un riesgoso proyecto de Winterbottom por incursionar en el género erótico, que requiere incluso un poco de humor para llevarlo a buen puerto.

++El DVD incluye como extras el Cortometraje "Profilaxis", ficha artística, ficha técnica, filmografías y galería de fotos.

3 comentarios:

Ad Ayin dijo...

Eres de los pocos que no han hablado maravillas de esta cinta. No he podido verla (y por ahi la tengo) pero Winterbottom siempre ha sido medio experimental (medio, eh, no mucho) sobre todo en esa de Wonderland o en la misma Code 46. Interesante tu punto de vista, la tendre que ver para debatir tu opinion. Saludos

Àlex Frias dijo...

No he leído ninguna otra crítica de 9 Songs, pero al menos en el IMDB tiene una valoración muy baja (4-5 de 10). Revisaré otras opiniones.

Como decía al principio de mi reseña Ad, todos los buenos directores tienen sus tropiezos de vez en cuando. Por ejemplo, otra reciente de Winterbottom que no me convenció mucho fue A Cock and Bull Story, que también reseñé en el blog y es muy experimental y con cierto humor, pero para mí no fue lo grande que pudo ser.

Echa un vistazo a 9 Songs, y a ver qué te parece. Saludos igualmente!

Mary C. dijo...

Recien vi "9 songs", y me gusto,no se si sea el mejor o el peor trabajo de este director, pero se me hizo original la pelicula, y es por la sencillez y naturalidad de la historia que no hace falta un trama,o una gran historia contada para entender la situación de los personajes, si eres de los que les gusta el cine con un trama de principio a fin, no recomiendo ver "9 songs",y si gustas de ver cine alternativo... chekala! te va a gustar. Saludos.

Páginas vistas en total