viernes, 25 de abril de 2008

CINESPAÑA: CRIMEN FERPECTO * * * 1/2

El ya considerado director de culto Alex de la Iglesia, ofrece en su séptimo largometraje, Crimen Ferpecto (España, 2004) una divertida historia de humor negro, que tiene lugar dentro de una tienda departamental con apenas un puñado de personajes.

Escrita junto a su habitual colaborador, Jorge Guerricaechevarría (con quien también escribiera el guión de El Día de la Bestia, La Comunidad o Perdita Durango), en Crimen Ferpecto tenemos una historia de suspenso pasada por un filtro surrealista y disparatado, en la que resultan evidentes ciertas influencias visuales de Marc Caro y Jean-Pierre Jeunet, en específico, Delicatessen (1991), una de sus obras maestras.

Aunque la historia empieza a decaer hacía la mitad, para ese entonces uno ya está involucrado en el grave problema de Rafael (estupendo Guillermo Toledo), un eficiente pero poco escrupuloso vendedor, aficionado a conquistar a sus bellas compañeras de trabajo. Rafael tiene como rival a su colega, Don Antonio (el veterano Luis Varela), del departamento de deportes.

Cuando Don Antonio sea ascendido como jefe de departamento, y luego de tener una fuerte discusión con Rafael, el primero acabará muerto accidentalmente en los probadores. Con lo que no cuenta Rafael, es de que otra persona ha sido testigo de lo ocurrido, Lourdes (Leonor Varela, excelente), poco agraciada empleada de la tienda y enamorada de Rafael, quien querrá sacar provecho de la situación: tímida, pero posesiva y astuta, denunciará a Rafael si este no cede a sus deseos, que no serán pocos. Para colmo, un detective (Enrique Villén) se encuentra investigando el homicidio de Don Alonso.

La facilidad con que Alex de la Iglesia sostiene este chantaje romántico es fenomenal, partiendo de la clásica premisa de un film noir, y pasando lista a referencias-homenajes a Buñuel y su Ensayo de un Crimen (1955), en la quema de los maniquíes, o delirantes guiños al cine fantástico en esas divertidas apariciones del fantasma de Don Alonso, haciéndole imposible la existencia a Rafael.

Crimen Ferpecto conjunta, de una manera diabólicamente divertida, una serie de referencias y elementos clásicos. En tanto, irán desfilando una galería de personajes graciosos y extraños, en lo que será para Rafael un viaje hacia su propio infierno: un mundo poblado de mujeres feas, al menos, a sus ojos. En ese sentido, el filme funciona también como una entretenido estudio sobre la estética femenina en dos sentidos, el de la belleza y el de la fealdad, y si bien se descarrila un poco durante el clímax, Alex de la Iglesia sigue dejando constancia, al menos para quien esto escribe, de que es uno de los realizadores españoles más capaces de los últimos años.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total