viernes, 9 de noviembre de 2007

DVD: SUNSHINE * * * *

Es de celebrarse el ver un filme en cartelera perteneciente al muy oxidado, y en el peor de los casos olvidado, subgénero de la ciencia ficción espacial como Sunshine (Gran Bretaña, 2007), octavo largometraje en la siempre interesante filmografía del británico Danny Boyle. Inclinado siempre a explorar el lado terrorífico y obscuro de cualquier tema que se le ocurra filmar: humor negro juvenil en Shallow Grave/1994, el torturante mundo de las drogas en Trainspotting/1996, zombies en 28 Days Later/2002, divertidas fábulas infantiles en Millions/2004, etc), Sunshine es una atractiva e interesante puesta al día de las clásicas tramas del cine de ciencia ficción, como 2001: A Space Odyssey (Kubrick, 1968), Solaris (Tarkovsky, 1972), Alien (Scott, 1978). En principio no sonara muy original, pero la película acaba siendo una inteligente producción, que conjunta de manera efectiva un tono intelectual con una impresionante manufactura hollywoodense, en la forma de estupendos efectos especiales.

La historia, escrita el guionista habitual de Boyle, Alex Garland, narra cómo 50 años en el futuro el Sol amenaza con apagarse y acabar con la vida en la Tierra. Luego de una fallida misión, llevada a cabo siete años antes, la tripulación de la estación espacial Icarus II tiene la tarea de hacer explotar una poderosa bomba dentro del astro rey para intentar reactivarlo.

Aquí no habrá héroes a lo Hollywood, ni una especie de Bruce Willis melodramáticamente queriendo dar la vida por toda la humanidad, o científicos de la NASA auxiliando desde la Tierra a nuestros astronautas (“Houston, tenemos un problema”, ¿le suena?). Por el contrario, en Sunshine veremos a un grupo homogéneo de personajes sortear las dificultades de rigor, desapareciendo uno a uno en un logrado ambiente claustrofóbico por Boyle. Curiosamente, varios de los tripulantes son de origen oriental (Michelle Yeoh, Hiroyuki Sanada, Benedict Wong), encabezados por el templado pero valiente capitán Robert Capa (Cillian Murphy).

No será fácil mantener una trama que se desarrolla todo el tiempo dentro de una nave espacial, pero sin duda la premisa argumental (el Sol da vida, pero también puede quitarla si se apaga) nos mantiene interesados la mayoría del tiempo, hasta que el Danny Boyle más entretenido y “palomero” salga a relucir en la segunda mitad, con una de las cosas que mejor sabe hacer: mantener acechados a sus personajes, aterrorizarlos en su peor encierro mientras son perseguidos por fantasmas y una presencia diabólica de origen impreciso (¿Alienígenas?, ¿Alucinaciones? ¿Locura por el encierro y estrés de los astronautas?).

Boyle todavía está lejos de ser Kubrick, Tarkovsky o Ridley Scott, pero creo que en Sunshine ha conseguido uno de los mejores filmes del subgénero espacial de los últimos años, con unas imágenes solares impresionantes y jamás vistas antes en el cine. Y para rematar, una media hora final que vale por toda la entrada al cine o la renta del DVD.
++Disponible en España desde el 6 de noviembre.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total