viernes, 9 de noviembre de 2007

CINE INÉDITO: HUNDSTAGE * * * 1/2

Los efectos de un clima en exceso caluroso son el eje centra en la película Hundstage (Austria, 2001), dirigida por Ulrich Seidl. Conocida internacionalmente como Dog Days, el filme toma como pretexto los días más calurosos en Europa (del 24 de julio al 23 de agosto) durante el verano, período conocido también como la "Canícula", nombre que proviene de "El perro", la constelación más visible en el cielo durante esos días, para lanzar una crítica mordaz a la sociedad austriaca, sumamente mediatizada, globalizada y consumista. En este inclasificable filme, con destellos de suspenso y comedia negra, tenemos seis historias que ocurren en un suburbio de las afueras de Viena. Dos de estas historias se entrelazan de una manera fatal para los personajes involucrados, mientras las otras cuatro son independientes entre sí, pero unidas por el masoquismo y el maltrato psicológico entre sus personajes.

La más coherente de todas las historias tiene a una chica como personaje principal, la cual padece una peculiar manía obsesivo-compulsiva. Vaga por calles y supermercados pidiendo a los automovilistas que la lleven a dar un paseo, para que dentro del automóvil los canse enumerándoles datos estadísticos de un sin fin de cosas sin importancia, haciéndoles preguntas impertinentes e insultándolos. El problema vendrá cuando un vendedor de alarmas caseras, que ronda el suburbio, no le tenga tanta paciencia, quedando ambas historias enlazadas con un desenlace fatídico.

Un anciano obsesionado con el orden y la perfección; un matrimonio destruido que sufre por la pérdida de su hija, donde incluso la mujer meterá a su amante en la casa para restregarle la infidelidad en la cara a su marido; una chica relacionada con un joven que la tortura física y psicológicamente, este último con un amigo que intentará ser el salvador de una madura mujer, involucrada con un tipo más joven y que gusta de cometer actos de sadomasoquismo y humillación sexual con ella.

El entorno de los personajes es uno plagado de grandes comercios, cuya contaminación visual con luminosos anuncios de infinidad de marcas comerciales, hacen alusión a una globalización desmedida y, cada vez más, incontrolable. Seidl no repara en mostrar una realidad desgarradora y juega con las emociones del espectador, recurriendo a un desfile de viñetas que ilustran la bestial decadencia de la sociedad.

La fotografía se caracteriza por composiciones planas, muy geométricas, eliminando el volumen en cada plano, con gente tomando el sol en sus jardines y terrazas. Muchos aparecen con antenas satelitales a un lado, acentuando la inevitable presencia de la televisión en los hogares del nuevo milenio, los efectos del bombardeo de información televisiva se ilustran en la idiotización de los personajes, como en el caso de la chica de los paseos en coche, que evidentemente aprendió todo lo que dice luego de pasar largas horas frente al televisor. Una gran muestra del cine austriaco más reciente.

++ Titulada en inglés Dog Days, la película de Seidl fue ganadora del Festival de Cine en Venecia. En México fue seleccionada en la Muestra de Cine de Guadalajara. Extrañamente, en España no está disponible en DVD (en México puede conseguirse en DVD región 4), ni tuvo estreno comercial. Si le interesa, puede conseguirse en DVD francés de región 2 y americano de región 1.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total