lunes, 8 de noviembre de 2010

BLACK SHEEP * * * 1/2

En "Black Sheep" un montón de ovejas genéticamente alteradas
se revelarán contra los humanos. 

La película Black Sheep (2006) tiene como origen una especie de broma local, acerca de que Nueva Zelanda es más famosa por su sobrepoblación de ovejas que por otra cosa. No importan sus bellos paisajes (que sirvieron de locaciones para Lord of the Rings), o su cultura. Si por algo se caracteriza Nueva Zelanda, según se cuenta, es por su enorme cantidad de ovejas. Y si esta película de terror ha tenido como pretexto una broma, es de esperarse que sea una comedia de horror graciosa. Lo es, y funciona en muchos niveles.

La estrategia del realizador Jonathan King es simple y efectiva: tomar ideas de películas de zombies y hombres lobo ("An American Werewolf in London", especialmente en las transformaciones de los humanos en ovejas), y por supuesto, agregar muchas ovejas. El resultado es una historia que podría definirse como de “el ataque de los hombres borrego”, o algo por el estilo, donde una epidemia, que se encarga de propagar un par de estúpidos hippies ecologistas, es la responsable de que una parte de la campiña neozelandesa empiece a verse asediada por desquiciados borregos asesinos, hambrientos de carne humana.

En medio de todo este lío, se encuentra una historia de rencillas familiares. Henry (Nathan Meister), ha desarrollado desde niño una fobia a las ovejas, luego de que su lunático hermano mayor, Angus (Peter Feeney), lo traumatizara asustándolo al disfrazarse de borrego ensangrentado. Una especie de predicción de lo que sucederá en el futuro. Luego de la muerte del padre en un fatal accidente, Angus se encargará de llevar la granja de ovejas por caminos obscuros, tétricos y lejos de la filosofía con la que el padre construyó este legado familiar.

Ahora, Angus se dedica a realizar experimentos genéticos con las ovejas, creando una especie de ovejas asesinas que al morder a los humanos los convierten en mutantes; seres que poco a poco se irán transformando en borregos humanoides y que saldrán al campo a buscar alimentarse de humanos. Por difícil que sea creerlo -en especial después de leer todo esto-, la película es graciosa, con buenas dosis de sangre y humor negro. Todo radica en la idea de tomar como materia prima a los animales más aburridos, estúpidos, inofensivos y, especialmente, hervíboros, que uno puede encontrar en el campo.

Igualmente, es gracioso ver a Henry con su muy justificada (al menos en este escenario) fobia por las ovejas (por cierto, la fobia existe y se llama ovinofobia), al igual que ver constantemente ovejas atacar ferozmente a las personas. De hecho, las ovejas animatrónicas, marionetas y demás maquillaje, fue creado por el famoso taller Weta (Sí, el responsable de todo el maquillaje, modelos y demás efectos especiales para "Lord of the Rings"). Aunque están basados en técnicas rudimentarias y elementales, resultan sumamente convincentes. Tan solo una escena tiene efectos digitales, cuando vemos cómo Tucker (Tammy Davis, divertido), el mejor amigo de la infancia de Henry, se transforma en oveja y de nuevo en humano.

Si no se toma muy en serio, la película es divertida. No hace más que parodiar y parodiar, y hasta jugar un poco con el bestialismo (esa escena de Angus demasiado “amistosa” con una oveja). Su humor es efectivo, y además, el gore está logrado, en esas escenas sanguinolentas donde un montón de borregos atacan una convención internacional organizada por Angus. En fin ¿Qué seguirá después? ¿El ataque de las vacas mutantes?

++Los extras contienen trailer, ficha artística, ficha técnica y filmografías selectas. El DVD región 1 tiene un buen "Detrás de cámaras", que desafortunadamente no tiene la edición española. 

No hay comentarios:

Páginas vistas en total