miércoles, 20 de octubre de 2010

LOST IN LA MANCHA * * * 1/2

"En un lugar de Navarra, de cuyo nombre no quiero acordarme"
Terry Gilliam con Jean Rochefort, el Quijote que nunca pudo ser

El documental Lost in La Mancha (2002) intenta desmitificar un poco a Terry Gilliam, como el director que tiende a estar siempre “fuera de control”. Sin embargo, Gilliam aparece aquí para desmentir esos rumores, incluyendo Johnny Depp, quien ha trabajado en 2 películas del director, Fear and Loathing in Las Vegas y The Imaginarium of Doctor Parnassus. La fama se la ganó desde The Adventures of Baron Munchausen, donde se cuenta que el presupuesto se le escapó de las manos y la película acabó costando el doble o triple de lo contemplado.

Este documental narra la odisea (voz en off de Jeff Bridges, quien ha trabajado con Gilliam en The Fisher King y Tideland) que Gilliam emprendió para llevar a cabo uno de sus más ambiciosos proyectos, “The Man who killed Don Quixote”, su muy particular versión de una de las más grandes novelas de la literatura universal, escrita por Miguel de Cervantes Saavedra. Una odisea fallida, eso sí, dolorosa (en más de un sentido), llena de tensiones y desastres, desde el momento en que su protagonista principal, el actor francés Jean Rochefort, empezó con serios problemas de salud. Estos problemas hicieron para Rochefort prácticamente imposible cabalgar, algo que, tratándose del Quijote, tendría que hacer casi todo el tiempo.

Primero fue una seria inflamación en la próstata, que hizo doloroso para Rochefort cabalgar. Luego de algunos viajes entre Navarra (de las principales locaciones del filme en España), y Paris, Rochefort decidió dejar el proyecto debido también a serios dolores en la columna, con todo y contrato firmado previamente. Gilliam se vio en el problema de no tener un “Quijote” para continuar, mientras los días pasaban y el dinero se consumía. Además, el equipo de producción tuvo que lidiar con tormentas en los desérticos escenarios, y aviones F-16 que surcaban el cielo continuamente.

El documental, dirigido por Keith Fulton y Louis Pepe, presenta las obsesiones de un Gilliam que no parecía salir de la idea de tener a Rochefort en su película. Una obsesión que, en lo personal, no podía entender. No nada más eran los problemas de salud de Rochefort, sino sus limitantes con el idioma inglés, el cual tuvo que aprender por un año para participar en el filme. ¿Por qué no recurrir a, por ejemplo, John Neville (quien interpretó al Baron Munchausen)? O mejor aún, a John Hurt. Ambos hubieran sido excelentes Quijotes, aunque en el documental nunca se ve a Gilliam considerar a otro actor que sustituyera a Rochefort.

Como trabajo cinematográfico, “Lost in La Mancha” no parece más que un largo “extra” del DVD de un filme que nunca pudo ser. Actualmente, Gilliam ha retomado el proyecto con Robert Duvall como Don Quijote, y Ewan McGregor en el papel de su “escudero”, que Johnny Depp iba a interpretar. Sinceramente, no me parecen las mejores opciones, a pesar de que considero a Duvall y a McGregor con el suficiente talento para llevar a cabo cualquier trabajo que se les ponga en frente.

De hecho, para los que somos admiradores del trabajo de Gilliam, lo que nos muestra este documental es la manera de trabajar de un director genial. Es interesante ver la interacción de Gilliam y el equipo de producción español (la película era una coproducción franco-española), en especial, aquel encargado del diseño de producción y vestuario. Un grupo nada más estaba encagado de construir y manejar marionetas de caballeros armados, y uno de sus grandes retos en el filme era recrear peleas con espada.

Otra escena, casi terminada, es la de tres “gigantes”. Estos serían interpretados por tres actores (no profesionales) españoles, seleccionados minuciosamente por Gilliam, que representarían el famoso delirio de Don Quijote al imaginar los molinos como gigantes. Es gracioso ver cómo uno de estos extras, con retraso mental, lleva a cabo la escena totalmente inmerso en su papel.

Vanessa Paradis formaba parte del elenco, quien interpretaría a Dulcinea, interés romántico de Don Quijote. Luego de ver este trabajo de Fulton y Pepe, de ver cómo todo (vestuario, escenarios, etc.) se empaquetaba en cajas y almacenes, queda la inquietud de saber qué pasará. Es duro ver que se deje en el olvido una idea original: una suerte de secuela de la novela, en la que Don Quijote continua con sus aventuras. “The Man who killed Don Quixote” ya está en preproducción nuevamente y programada para estrenarse el 2011.

++"Lost in La Mancha" aún no se ha editado en DVD en España. El DVD región 1 tiene de extras entrevistas con Terry Gilliam, Johnny Depp y los productores de "The Man Who Killed Don Quixote", story boards animados y actuados por Gilliam y Louis Pepe, conferencias de Gilliam, etc. 

3 comentarios:

Lázaro dijo...

A mi me gusto muchisimo,la vi en cine es un documento que no tiene precio, muestra que la grabación de una pelicula que no es fácil y cuando las adversidades son constantes hacen que el proyecto se hunda en la miseria.
saludos Alex...

Lázaro dijo...

hola Alex

Àlex Frias dijo...

Y el documental logra reflejar todo eso. Gracias Lázaro!

Páginas vistas en total