viernes, 22 de octubre de 2010

DIARY OF A WIMPY KID * * 1/2

Robert Capron, Zachary Gordon y Chloe Moretz en "Diary of  a Wimpy Kid"

Diary of a Wimpy Kid (2010) es la primera adaptación al cine del libro homónimo escrito por Jeff Kinney. El libro está escrito en la forma de un diario, ilustrado con dibujos sencillos, infantiles, rudimentarios, pero simpáticos. Una muestra de estos dibujos se pueden ver en la secuencia de créditos y en muchas otras escenas de la película, dirigida por Thor Freudenthal.

El diario está escrito por Greg Heffley (Zachary Gordon), niño de unos diez años. Greg está a punto de iniciar el quinto grado (lo que en E.U. se conoce como “Middle School”, especie de preparación para “High School), y está decidido a que sea una experiencia enorme. Greg vive sometido por su hermano mayor (Devon Bostick, de “Survival of the Death”), a sus chantajes, falsas acusaciones y bromas pesadas, como por ejemplo, cambiarle la hora a su despertador. Además, tiene un hermano menor empeñado en llamarle siempre “bubu”. Cuando Greg y su mejor amigo, Rowley (Robert Capron), se topen con el anuario de su hermano mayor, el primero tendrá un solo propósito en el nuevo ciclo escolar: volverse popular y aparecer, inmortalizado, en las páginas del anuario.

No será una tarea fácil para Greg volverse popular. ¿Cuándo lo ha sido para alguien conseguirlo? Aparentemente hay algunos medios para lograrlo: evitar nerds, freaks, niñas inteligentes como Angie (Chloe Moretz, de "Kick Ass"), reportera del periódico escolar, una rebanada de queso podrido que lleva años en la cancha de basketball (si lo tocas estás condenado a una rara maldición), y escoger alguna actividad extra escolar que demuestre tus capacidades, como la lucha grecorromana.

La historia es el doloroso recorrido de Greg por tratar de ser popular, algo que se alcanza, sin tanto esfuerzo, siendo natural, uno mismo. Y uno de los detalles rescatables de la película, es ver que, mientras Greg sufre por sus errores en su meta por la popularidad, Rowley, un niño regordete, que usa una bicicleta color rosa y ropa como para que te coman vivo (por las razones equivocadas), será quien empiece a captar la atención de los demás y ser famoso en la escuela. Rowley es esa clase de amigo inseparable, con el que siempre andas y que puede cometer el error de vestirse igual que tú.

La trama está llena de personajes estereotipados, pero en realidad, lo que acaba enseñando es que la popularidad es algo ilusorio e inexistente. Los adultos en esta película poco o nada participan, o se involucran en lo que sucede entre los chicos. Algo más de esto le hubiera caído mejor al filme. Los padres de Greg no son más que simples figurines, personajes de relleno sin nada que aportar.

En muchos momentos, el realizador intenta fusionar las ilustraciones originales del libro con los actores reales. Algunos personajes, como el padre de Greg (Steve Zahn) y su mamá (Rachael Harris), de pronto se convierten en dibujos. Se nota forzado, y si uno como espectador no ha ni siquiera hojeado el libro, el efecto más que atractivo se notará extraño, difícil de comprender. Hay una que otra escena divertida, como la lucha grecoromana entre Greg y una niña insufrible (Laine McNeil) y la representación teatral del Mago de Oz, en la que Greg no tendrá precisamente el papel de su vida. Al final, Diary of a Wimpy Kid, es una película familiar efectiva y sin muchas pretensiones más que entretener. 

++ Lo mejor: Su buen mensaje sobre la autenticidad y la amistad.
++ Lo peor: Que Chloe Moretz aparece muy poco. 

No hay comentarios:

Páginas vistas en total