jueves, 21 de octubre de 2010

HARD CANDY * * *

Patrick Wilson y Ellen Page en la sádica aventura "Hard Candy"

Hard Candy tuvo su primera exhibición en el Festival de Sundance 2005, causando mucha controversia respecto a los temas que trata. Acaba transmitiendo un mensaje contradictorio, así como un final poco “satisfactorio”. Además del Festival de Sundance,  la película se presentó en el Festival Internacional de Cine de Cataluña. Está protagonizada únicamente por dos actores, los cuales se mueven dentro de un sólo espacio en donde se inicia un impredecible juego de persecución, donde la balanza se inclinará hacia el personaje menos pensado.

Aquí, el tema de la pedofilia tiene relevancia, así como el internet como espacio idóneo para ejercerla. La en aquel entonces desconocida Ellen Page, es una suerte de “caperucita roja “ que  gusta pasear por los “bosques” del ciberespacio. Ahí, se topará con el “lobo feroz”, en este caso, un fotógrafo treintañero (Patrick Wilson) con  una engañosa apariencia inofensiva, quien gusta de conseguir sus modelos chateando con jovencitas adolescentes.

Ellen Page tiene una estupenda actuación, digna de admirarse. Hard Candy (2006), es el segundo largometraje del realizador de videoclips musicales David Slade. Resultó ganadora indiscutible en el Festival de Sitges 2005 en los rubros de "Mejor Filme", "Mejor Guión" y el premio del público al "Mejor Largometraje". Es indudable el gran oficio que demuestra Slade en la realización de su película, así como la gran actuación de su par de protagonistas. Sin embargo, resulta intrigante que un filme con un mensaje enaltecedor de la tortura haya resultado triunfador en el Festival de Sitges aquel año.

No es sencillo ver una película como esta, escrita por Brian Nelson, que exhibe un juego de sadismo in crescendo, pero de una sencillez abrumadora en toda su dirección y puesta en escena. Técnicamente impecables resultan la fotografía, los bien ejecutados movimientos de cámara y encuadres, que hábilmente ocultan  aquello que puede causar terror ver. Los rostros sudorosos y aterrorizados de Jeff y de Hayley, en cierto momento, son tomados con maestría por la cámara de Jo Willems.

Luego de chatear, Hayley (Page), adolescente de 14 años, y su interlocutor de 32, Jeff (Wilson), fotógrafo profesional, deciden conocerse en un café. La chica querrá seguir el flirteo en la casa de Jeff, ante la sorpresa de este por la poca inocencia que irradia Hayley. Lo genial del guión de Nelson, es que cuando todos apostamos por una historia en la que Hayley será una especie de “Lolita”, victima de los abusos de un pedófilo que busca tener relaciones con ella, el asunto tendrá un giro descomunal cuando Jeff se convierta en un “cazador cazado”, a merced del desequilibrio mental de la chica.

La narración está plagada de vueltas de tuerca insospechadas. Vemos cómo Jeff estará sometido a un juego, malévolamente tramado con anticipación, no nada más de tortura física sino emocional, una dura manipulación psicológica. Como decía, el filme lleva hacía el final un mensaje perturbador, en el que nuestra protagonista queda como una heroína. Justificar todo como una travesura sádica de una adolescente megalómana y con sospechas infundadas, creo que resulta algo irresponsable.

++ "Hard Candy", por alguna extraña razón, no se encuentra editada en DVD en España. 

No hay comentarios:

Páginas vistas en total