miércoles, 29 de julio de 2009

Y...¿CÓMO LE PONEMOS?

"No entiendo, algo definitivamente está mal en este invento".





Empezamos esta semana con las películas que se han quedado sin título en español. Primero, Ashes of Time Redux, película de Wong Kar Wai dirigida en 1994, que se reestrena en una versión “director’s cut”, es decir, la edición del director, que presentó en el festival de Cannes de 2008. La edición original fue estrenada en España con el título de “Este contraveneno del Oeste”, un título que de entrada no me convence nada, y qué bien que no la hayan reestrenado con este título. El título original es Dun che sai duk, y su título internacional en inglés quedaría traducido como “Cenizas del Tiempo”, título que se usó en Argentina y en Francia. En Brasil tuvo una pequeña variación, "Cinzas do Passado Redux". Este “redux” se ha puesto muy de moda (creo que desde el estreno del “director’s cut” de Alien), que es un vocablo que simplemente quiere decir “traído de vuelta”, o “regreso”, aplicado a un título cinematográfico.

El siguiente filme que se quedó sin titulo en español es la comedieta Sex Drive, bastante extraño porque es la clase de películas que nuestras distribuidoras españolas gustan de titular pésimamente. No es que se vaya a acabar el mundo porque este churrito no tenga título en español, pero daba para usar un poco la imaginación. La trama es una road movie sobre un estudiante que cruzará medio Estados Unidos para conocer a una chica que conoció por internet y, con suerte, perder su virginidad. En México y otros países de Latinoamérica, utilizaron el pésimo título de “Rápido y Fogoso”, en un intento por parodiar el título de las películas sobre carreras de autos The Fast and the Furious, que titularon aquí “Rápido y Furioso”. En España esta película se tituló “A todo gas”. ¿Se puede jugar de la misma manera con este título? No lo creo, porque está fatal. Como sea, es algo complicado traducir al español una frase como Sex Drive, y sería algo como “Paseo del sexo”, o algo parecido. En Italia decidieron ponerse muy "creativos" y la titularon “Sex Movie” (¡pésimo!), y en Argentina vaya que tuvieron problemas intentando una traducción exacta y literal, quedando como “Manejado por el Sexo”. Peor que el título italiano.

Algo diferente es el caso de otra comedia de Hollywood, Labor Pains, protagonizada por Lindsay Lohan. Por primera vez me ha gustado el título en español, “Un Trabajo Embarazoso”. La trama cuenta cómo una chica finge estar embarazada, para que no la despidan de su trabajo y, de paso, ganarse la simpatía de todos sus compañeros. El título original se traduce como “Dolores de Parto”, pero también es un juego de palabras y significados en inglés, que puede interpretarse como “Trabajo cuidadoso”, o también como “Trabajo de mucho esfuerzo”. Sin embargo, el título español es ingenioso, al combinar algo de ambas opciones, “trabajo” y “embarazoso”. Buen título en esta ocasión, lástima que la película en sí no prometa mucho.

Finalizamos con los títulos que han quedado bien y/o sin mucho conflicto. La nueva película de Sam Raimi, Drag me to Hell, ha quedado bien títulada como “Arrástrame al infierno”, mientras que Disgrace, dirigida por Steve Jacobs y protagonizada por John Malkovich ha quedado como “Desgracia”. ¿Cuál es el motivo para estrenar tardíamente una película del 2002 como Satin Rouge, de Raja Amari? Sólo Dios sabe, pero al menos su título en español quedó aceptablemente como “Rojo Oriental”. En realidad, es “Rojo Satinado” la traducción, pero bueno, es el menor de sus problemas, cuando lo que necesitará es un gran público su primer fin de semana.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total