viernes, 22 de mayo de 2009

EL CARTEL (Varios)

NIGHT AT THE MUSEUM: BATTLE OF THE SMITHSONIAN * * *

La única virtud del cartel de esta secuela, es su buena composición, que agrupa varios elementos y personajes de la película sin muchos problemas. Su tagline es simpático "When the Lights go off, the battle is on”. Su concepto se inspira en los carteles de grandes repartos y temas de aventuras de los 1980. A pesar de que los personajes posan inmóviles, el cartel está lejos de sentirse estático, gracias a su juego de luces y a los elementos del fondo, como esos aviones rojos, el cohete, el pulpo que escala el muro, el tiranosaurio que se asoma en la parte izquierda. Todo ayuda a darle vitalidad, incluyendo esa luz incandescente del fondo. Los detalles arquitectónicos del interior del museo, sirven mucho para definir la composición y situar los elementos. Una de las cosas que me pareció atractiva también es el diseño del título, inspirado en el letrero de la fachada del museo. Está lejos de ser un cartel extraordinario, pero como muchos carteles de este tipo de blockbusters veraniegos, funciona y resulta efectivo.


GOOD * * 1/2


El cartel de Good es de una sobriedad impresionante. Ninguno de los personajes mira de frente, lo que hace más interesante su propuesta visual. Está lejos de ser un cartel gráficamente destacable, y su información se reduce simplemente al título de la película, el nombre de su protagonista en la parte superior y pocos créditos debajo del título. No es un cartel que se acerque a los elementos convencionales de una película comercial. Lo que destaca en este tímido cartel, es su propuesta estética, inspirada en una fotografía antigua virada al sepia con retoque digital, para dar la idea simbólica del pasado. A pesar de lo neutral de su propuesta cromática, se siente dramático gracias a ese grupo de nubes en el fondo, además de la actitud triste y pensativa de sus personajes. Su lectura visual es sencilla: empieza con el personaje al fondo, sigue con el de en medio y termina con Mortensen en primer plano, con el título colocado a su altura. Me parece un cartel más cercano a lo que sería la portada de una novela, pero es rescatable su concepto visual.


PRANZO DI FERRAGOSTO * * * 1/2

Por primera vez me ha gustado más la versión española de un cartel que el original. Contrario al soso cartel original italiano de Pranzo di Ferragosto, que se limitó a poner la simple caricatura de una mesa vacia con zapatos debajo, el cartel español es una agradable apuesta colorida, basada en una simple imagen con los colores manipulados digitalmente. Su único pero, es lo saturado que resulta en la parte superior, colocando los premios que ha ganado la película. No me convencen mucho los multiples colores de la tipografía del título. Su tagline es pésimo, y no es más que un lugar común: “Una comedia a la italiana”. Suena estúpido y creo que se ha dicho eso de medio centenar de comedias italianas. Como sea, la idea inmediatamente nos hace pensar en una comedia con sus toques de melodrama, gracias al equilibrio cromático que consigue basándose en en un nostálgico color amarillo. El personaje en motocicleta nos remite a una aventura que emprende, llena de posibles sorpresas. En ese sentido, el cartel funciona debido a que despierta en el espectador preguntas que lo pueden impulsar a ver el filme. ¿A dónde se dirige este personaje? ¿Por qué emprende este viaje?


ASBE DU-PA * *1/2


El cartel de Asbe du-pa (El Caballo de Dos Piernas) es un caso parecido al de Good: un cartel con elementos mínimos, que se limita a poner la menor información posible. Nuevamente, más que un cartel, me parece hecho para la portada de un libro. Incluso la tipografía del título me recuerda la de un libro. El fuerte de este cartel, es la calidad y fuerza artística de su imagen principal, formada por un árbol seco y un personaje a su lado, en silueta y como en contraluz frente a un atardecer. En realidad son dos personajes, ya que la historia trata sobre un niño cojo que es ayudado por otro a ir a la escuela, llevándolo a sus espaldas. De lejos, luce como un grabado o una acuarela. El cartel original es exactamente igual, aquí nada más ha cambiado el título y su tipografía. Sus créditos en la parte inferior apenas y son legibles, sobre ese fondo obscuro donde han sido colocados.

2 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Me gusta bastante el cartel de Noche en el museo 2: muy vivo y divertido, con un toque clásico y familiar (como el film, vaya). Todos los demás posters los encuentro muy sobrios, no animan a ver la película (y es una lástima, porque Vacaciones en Ferragosto tiene muy buena pinta).

Saludos!

Àlex Frias dijo...

Te parece sobrio el cartel de Pranzo di Ferragosto Xavier??? A mí incluso el cartel original, algo más simple, me parece que tiene su gracia.

Páginas vistas en total