lunes, 27 de octubre de 2008

MONSTERS, INC. * * * *

La casa Pixar nos ha entregado aventuras protagonizadas por juguetes, peces en el mar, una familia de superhéroes, coches de carreras, y no podían faltar monstruos en Monsters, Inc. (2001), uno de los trabajos más creativos de la Pixar. No son los monstruos clásicos, como Drácula, Frankenstein, el Hombre Lobo, etc. (sin duda hubiera sido interesante tener una visión de la Pixar sobre estos), sino una original galería de monstruos que habitan en una dimensión alterna, donde es capaz de ocurrir una crisis energética.

Su genialidad empieza desde su secuencia de créditos animada, muy groovie y de espíritu sesentero, un juego cromático muy ágil que tiene como base una gran variedad de puertas. Dirigida por Pete Docter, David Silverman y Lee Unkrich, la película cuenta entre sus guionistas a Andrew Stanton (Finding Nemo, WALL-E), y el relato toma como punto de partida el clásico miedo de los niños a los “monstruos” que habitan en los armarios, y salen en las noches a asustarlos. De los gritos que emiten los niños asustados, se extrae la energía eléctrica de la ciudad de los monstruos.

El proceso es como producción en serie: los monstruos acceden por todas las puertas de los armarios del mundo, para asustar a los niños y recolectar la energía. La crisis llega cuando una traviesa niñita se queda por accidente en el mundo de los monstruos, por lo que el enorme monstruo Zully (voz de John Goodman), el mejor asustando niños, y su amigo, Mike Wazowski (voz de Billy Cristal) tendrán la misión de regresarla a su habitación.

Monsters, Inc. sigue las convenciones de las buddy movies: Zully es la fuerza, mientras Mike es el cerebro (o algo así), y pasarán un sin fin de aventuras para también tratar de desenmascarar una conspiración en la planta, perpetrada por el villano de la historia, Randal (voz de Steve Buscemi), una especie de serpiente con patas, capaz de mimetizarse con su entorno.

Monsters Inc. es la historia de cómo un enorme y peludo monstruo azul, verá su corazón ennoblecido por una pequeña niña, a la que promete ayudar y proteger por encima de todo. La película es un relato conmovedor y, como siempre en los filmes de la Pixar, el mensaje es el valor de la amistad y la importancia de trabajar en equipo. Al final, estos monstruos lo son de nombre nada más, porque son capaces de tener un gran corazón y, claro, mucho sentido del humor. ¿Para qué seguir asustando niños si se les puede hacer reír?

3 comentarios:

Joel Meza dijo...

¿La viste doblada para México, Alex? Víctor Trujillo es Sully y Andrés Bustamante es Mike. Trujillo crea un personaje entrañable, pero Bustamante nunca termina de decidirse si va a imitar a Billy Crystal o va a ser Ponchito. Y la voz de Boo quedó muy bien, mezclando el doblaje original en Inglés con el de la hija de Humberto Vélez, que tengo entendido tenía 2 años cuando se hizo. En particular, tengo la anécdota de un pariente de ellos, que me contó que la canción que canta Boo para ir al baño es en realidad una canción que la hija de Vélez cantaba en esos trances.

Joel Meza dijo...

(Ah, Humberto Vélez=Homero Simpson en México.)

Àlex Frias dijo...

La he visto en versión mexicana y la original en inglés Joel. El trabajo de doblaje me pareció bueno, aunque creo que es mejor el trabajo de Goodman y Crystal, este último es bastante gracioso.

En donde no hay mucha diferencia, es en Boo, es increíble pero lograron que sonara casi igual que en la versión en inglés!! No sabía que fuera la hija del doblador de Homer Simpson en México, interesante el dato!

Páginas vistas en total