viernes, 14 de marzo de 2008

THE EYE * * 1/2

Los remakes de exitosos filmes orientales de terror se siguen acumulando en Hollywood. La lista es engrosada ahora con The Eye (E.U., 2008), versión americana de la película homónima dirigida por los hermanos Oxide y Danny Pang, Jian gui (2002), que incluso tuvo dos secuelas (la última The Eye 10), fallidas y que no lograron llegar al nivel de la primera parte.

Dirigida por la dupla David Moreau y Xavier Palud, que sorprendieron con el relato de horror Ils (2006), con el que debutaron en cine, esta versión es una copia casi fiel a la trama de los Pang, sin muchas variaciones de riesgo: Sydney (Jessica Alba, esforzada), una joven invidente, se ha sometido a un transplante de córneas que le devuelve la vista. La operación es un éxito, pero no pasará mucho tiempo cuando la chica empiece a tener visiones de hechos extraños, alucinaciones inexplicables, verá presencias extrañas, seres obscuros y terribles antes y después de la muerte de una persona.

Sydney no tardará en darse cuenta que está viendo fantasmas, situación que la lleva a buscar ayuda con un psiquiatra (Alessandro Nivola). Las imágenes que ve de un incendio y sus víctimas, llevan a Sydney a pensar que estos fenómenos paranormales los ha recibido de la donante de las córneas, una mexicana, por lo que irá hasta México (Tailandia en el filme original), cerca de la frontera, a investigar más sobre lo que realmente sucedió con la fallecida chica donante.

La inquietante premisa de los Pang, es reducida aquí a un simple y elemental filme de fórmula, con efectos especiales de calidad poco menos que televisiva (esos espíritus cabezones y obscuros son de risa). Jessica Alba tiene una decente actuación como la chica invidente y aterrorizada por los espíritus que ve, aunque nada que consiga intrigarnos, en lo que se podría calificar como una versión “light” de su película “madre” oriental, con un toque romántico innecesario.

En la cinta de los Pang, la protagonista impresionaba por su gran independencia a la hora de afrontar los hechos y el personaje del psiquiatra, que apenas y tenía una participación secundaria, en la película de Moreau y Palud tiene un fuerte peso en la trama, acompaña casi todo el tiempo a Sydney y existirá entre ellos una tensión sentimental que nunca cuaja.

Algo más. The Eye de los hermanos Pang, no era nada más un filme de terror, ya que contenía un subtexto espiritual que lograba encajar a la perfección con la trama, en su reflexión budista sobre la muerte, y llevaba otro subtexto social: el reflejo de la miseria en la que vivía la donante y su familia nos involucraba de inmediato con su tragedia, aspectos que no vemos en la versión estadounidense por ningún lado, para colmo con un final sin mucho sentido.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total