viernes, 7 de marzo de 2008

DVD: BLACK SNAKE MOAN * * * 1/2

El realizador Craig Brewer está en vías de producir una trilogía musical. Según afirma, con Hustle and Flow (2005) ya dirigió su filme sobre rap, ahora con Black Snake Moan (E.U., 2006), ha dirigido su filme sobre el blues, y ya planea producir su próxima película sobre country. No estamos hablando de biopics sobre algún músico famoso, sino relatos de ficción que intentan rescatar, de una forma agresiva, visceral y siempre desde el punto de vista masculino, la esencia de estos géneros musicales.

Ambientada en algún pueblito de Tennessee, la película narra el encuentro de dos personajes decadentes, torturados y que arrastran grandes problemas: Lazarus (magnífico Samuel L. Jackson) es un humilde y solitario granjero, que vive de sus cosechas y está sufriendo la separación de su esposa, además talentoso guitarrista de blues y un devoto religioso, que ha dejado la guitarra y la biblia de lado sumido en la depresión.

Mientras, Rae (Christina Ricci, notable), es una chica ninfómana sumida en un grave problema de drogas, con una mala fama en el pueblo por sus desplantes sexuales bajo los efectos del alcohol, y que se ha quedado sola por la partida de su novio militar (Justin Timberlake, esforzado) a la guerra. Golpeada, semidesnuda, abusada luego de una noche desenfrenada, Rae se topará en el camino de Lazarus, y este decide cuidarla hasta que se recupere. Por supuesto, en aquel sureño estado racista el hecho de que una chica blanca con la fama de Rea y un avejentado y solitario hombre negro vivan bajo el mismo techo, dará bastante de qué hablar en el pueblo, en especial, si la chica está encadenada a un calentador para evitar que escape.

Black Snake Moan (título tomado de una famosa canción de blues de Blind Lemon Jefferson) es una más que convencional y predecible historia edificante, pero está dirigida con mucha solvencia por Brewer. Su fuerza radica en su par de poderosos histriones: Samuel L. Jackson nuevamente demostrando su gran capacidad para transformarse en un torturado ser, a punto de reencontrarse con la música, la guitarra y el poder sanador, no de la religión, sino del blues, y que pondrá a prueba su fuerza de voluntad ante la carnal presencia de una Christina Ricci en paños menores durante media película. Christina Ricci ofrece una estupenda actuación también, como un ser sexual y sensible al mismo tiempo, que no podrá escapar tampoco de los efectos del blues.

La fuerza del filme también está en la producción de una gran banda sonora a cargo de Scott Bomar, con mucho blues, algo de gospel, todo en sintonía con una habilidosa puesta en imágenes al compás de los acordes musicales. Si algo resulta incómodo, es que el guión del mismo Brewer es demasiado obvio en sus discursos morales ligados a la religión (evidente al final), y que su historia (como sucedía con Hustle and Flow) tiene un ya cansino regusto misógino (la mujer siempre prostituta, ninfómana, ligada siempre al dominio masculino, etc.). Espero que su próximo filme sobre country ya nos ofrezca algo distinto y renovado.

++ Disponible desde el 4 diciembre del 2007. Los extras contienen el comentario por el guionista y director Craig Brewer, documentales "Conflicto: El rodaje de Black Snake Moan", "Raíces en el Blues", "La Culebra Negra".

2 comentarios:

d-47 dijo...

Esta la vi en Toronto exactamente hace un año, en un cine donde luego se paraba el maestro George Romero (al que nunca vi, desgraciadamente)

Y me gusto bastante. No la esperaba así. ¿se estreno en cines en México? ¿o de plano se fue directo a video? Una lástima que casi nadie le hizo caso

Tampoco había entendido que el director había hecho su cinta de rap y ahora de blues. Gracias por mencionarlo. Buena reseña.
Saludos

Àlex Frias dijo...

Estimado d-47, Black Snake Moan no tuvo estreno comercial en México, contrario al que sí tuvo Hustle and Flow. Fue a estrenarse directo en DVD.

El mismo director lo confesó en una entrevista, son filmes que forman parte de una trilogía musical.
Gracias! Saludos!

Páginas vistas en total