jueves, 28 de febrero de 2008

CINE ANIMADO: CHARLOTTE'S WEB * * * *

Son muchas las relaciones entre Charlotte’s Web (E.U., 1973), el clásico relato infantil escrito por E.B. White, y Babe, libro infantil escrito por Dick King-Smith. Ambas son fábulas edificantes, protagonizadas por animales de granja y el personaje principal es un cerdito con muchos dilemas y preguntas a resolver: ¿Cuál es el sentido de su vida? ¿Cuál es su utilidad como cerdo para el ser humano?

Es verdad que ambos libros están inspirados en esa obra maestra escrita por George Orwell, Animal Farm (1945), despojado de todos los subtextos políticos y satíricos de la obra. Tanto Charlotte’s Web como Babe, son historias dirigidas al público infantil y con una moraleja sumamente valiosa y universal: la importancia del talento y el hecho de que todos tenemos un propósito importante en esta vida.

Charles A. Nichols e Iwao Takamoto, dirigen esta primera adaptación animada de la historia de White, el primero responsable de varios cortos de la Disney y de muchos episodios de la serie animada Johnny Quest (producida por la Hanna-Barbera), y el segundo, un multifacético profesional en el campo, que tiene en su haber nada más la dirección de este filme, pero una prolífica carrera como productor creativo, diseñador de efectos y director de arte en un sinnúmero de series animadas.

Wilbur (voz de Henry Gibson) es un cerdito que ha venido a iluminar la vida de Fern (voz de Pamelyn Ferdin), una niña que vive con su familia en una granja. El cerdito lleva una vida privilegiada, es consentido por su pequeña dueña y tratado como un miembro más de la familia. Sin embargo, su padre no ve con buenos ojos tanto mimo de Fern al cerdito, y lo inevitable vendrá cuando éste crezca y tenga que venderlo a la granja vecina.

Para Fern será difícil separarse de Wilbur, y para el cerdito mucho más. Su primer contacto con el mundo estará representado en una granja, propiedad de la amable familia Zuckerman, donde Wilbur conocerá a una madre ganso, a una cerrada y prejuiciosa familia de borregos (el padre no deja que sus corderos jueguen con Wilbur por las “claras diferencias sociales”); Templeton (voz de Paul Lynde), una mañosa y graciosa rata que gusta de comer los desperdicios que dan a Wilbur, y el personaje más entrañable, Charlotte (voz de Debbie Reynolds), una sabia y amable araña que aceptará ser amiga del melancólico y desorientado cerdo.

Charlotte es la voz de la experiencia y ayudará a Wilbur a encontrar su verdadero “yo”, a conocerse a sí mismo y a darle más brillo a su triste vida. Los demás animales, en una actitud de soberana franqueza, le informan a Wilbur que el destino de los cerdos es, sin más, terminar sacrificados y consumidos por los humanos. El desesperado Wilbur pedirá auxilio a Charlotte, para poder cambiar ese fatal destino y salvar su vida.

Vale decir que Charlotte’s Webb es un filme musical, pero sus partes musicales son disfrutables, como esa canción que “mamá gansa” y Templeton cantan juntos, elogiando la divertida experiencia que es ir a una feria, o la canción de la rata en la feria, donde no hace más que comer y comer desperdicios.

Son varias las lecciones de vida que Charlotte enseña a Wilbur: ser tolerante con las costumbres de otros animales, una lección de solidaridad al ser su amiga incondicional, le hará ver a la muerte como un proceso natural de la vida, y se le ocurrirá tejer en su tela mensajes que elogian a Wilbur, ante la sorpresa de los humanos, como: “Cerdo genial”, “Cerdo brillante”, “Cerdo Increíble”, cosa que dará fama a Wilbur y lo llevará a competir en la feria local por el premio al mejor cerdo.

Hacia su desgarradora resolución, uno verdaderamente siente la relevancia que la araña tiene en la historia, enseñando hacia el final otra lección a Wilbur: la independencia y necesidad de sobrevivir de ciertos animales apenas nacen.

El estilo de animación es muy convencional, de hecho recuerda mucho al televisivo de la Hanna-Barbera, pero la historia original del libro de White es sumamente rescatable, inteligente y valiosa.

++ En 2003, se produjo una secuela, Charlotte's Web 2: Wilbur's Great Adventure, dirigida por Mario Piluso.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total