jueves, 2 de febrero de 2012

THE BRAVE ONE * * * 1/2



Jodie Foster es una vengadora anónima en "The Brave One".

Podría estar ambientada en cualquier otra gran metrópoli, aquejada por la violencia urbana, y no notarse mucho la diferencia. The Brave One (2007), dirigida por Neil Jordan, es una película sobre cómo los ciudadanos de las grandes urbes viven y sufren la violencia, junto a la indiferencia de las autoridades para detenerla. No es una película panfletaria, ni sumamente politizada, que se rasgue las vestiduras por el tema; pero sí logra transmitir dicho mensaje gracias a la magnífica actuación de Jodie Foster. Me hizo recordar, luego de ver la escena en la que su personaje, Erica, una locutora de radio, y su novio (Naveen Andrews), son asaltados en Central Park en plena noche (famoso punto de la Gran Manzana por sus asaltos a mano armada) por una pandilla (latinos, claro, para no romper con la costumbre), su igualmente portentosa actuación en The Accused (1986). Si algo sabe transmitir una excelente actriz como Foster, es la ira, la impotencia y la desesperación, elementos que elevan aún más la buena realización de Jordan.

Mucho se ha comparado la historia con Death Wish (protagonizada por Charles Bronson en 1974) pero en versión femenina. Ambas historias tienen muchos puntos de comparación. El novio de Erica muere asesinado en el asalto. Luego de ver que la policía no pone mucho interés en el caso, Erica decide conseguir un arma y buscar hacer justicia por su propia mano, buscando a los pandilleros. Sin embargo, en el trayecto Erica será invadida por un frenesí por exterminar a toda la escoria social y criminales que se va encontrando en el camino. Sin preguntar ni dar explicaciones, ella sólo dispara. Terrence Howard (otro buen actor) interpreta un detective de policía que comenzará a sentirse fascinado por Erica y la difícil situación por la que atraviesa, al tiempo que se encuentra investigando las muertes que el “vengador anónimo” va dejando en la ciudad. La idea que ambos tienen sobre la “justicia propia” tal vez no sea muy diferente después de todo. La película es un entretenido thriller, en donde, si bien nunca se define bien la relación entre Erica y el detective (quizás involucrarlos sentimentalmente hubiera sido muy predecible), el giro final de la historia me dejó sorprendido, en el buen sentido del término. Aventura la hipótesis sobre si los personajes no han acabado contagiados por la propia violencia que condenan.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total