miércoles, 1 de septiembre de 2010

UP IN THE AIR * * * 1/2

Anna Kendrick y George Clooney en "Up in the Air".
El trabajo de Ryan Bingham, es hacer el trabajo sucio de otros, de aquellos que prefieren no dar la cara a la hora de las malas noticias. No parece ser el mejor trabajo, pero alguien tiene que hacerlo. Por si fuera poco, Ryan tiene que viajar la mayor parte del año para hacer este trabajo. Lo peor tal vez sea que Ryan parece feliz con su trabajo. Para interpretarlo no hay mejor actor que George Clooney, lo cual hace sin mucho esfuerzo.

Up in the Air (2009), dirigida por Jason Reitman (Thank you for Smoking, Juno) es una comedia fuera de lo convencional. Tiene una dósis de amargura que la coloca ahí, precisamente, donde el título dice. Además, trata un tema derivado de la actual crisis en los Estados Unidos, el desempleo. Por cierto, el trabajo de Ryan consiste nada menos que en despedir gente, justo cuando las empresas deciden hacer recortes drásticos de personal. Lo que nos enseña Ryan, es que hasta para un trabajo así se necesita ser profesional, saber usar las palabras correctas ante las imprevisibles reacciones que tendrán los ahora desempleados. Luego de dar la mala noticia, el trabajo de Ryan termina dando palabras de consuelo al desempleado, en pocas palabras que “no hay mal que por bien no venga”, y darles una carpeta llena de información imprescindible.

Ryan tiene que hacerles ver que el quedarse sin trabajo puede ser una oportunidad para seguir creciendo, de hacer lo que siempre quisieron hacer. “Quienes se han sentado donde usted está han construído imperios”, será la frase que todos recibirán. Es un proceso sistemático, que funciona en la mayoría de los casos para Ryan. Cuando no está despidiendo gente, Ryan da conferencias de superación personal, con un mensaje práctico y algo retorcido: “Entre menos cargas emocionales lleves encima, mejor”.

El filme de Reitman (nominado al Oscar para Mejor Dirección, Película, Actor, Actrices Secundarias y Guión) es algo inclasificable. Podría encajar en lo que se llama dramedy, es decir, mezcla de drama y comedia. No es una comedia que te haga reir a carcajada tendida, pero tampoco hace que nos conmovamos mucho por los pequeños dramas de sus personajes. El de Ryan comienza cuando Natalie (Anna Kendrick), una chica sin mucha experiencia pero buenas ideas, amenace con desbancarlo como el empleado más eficiente. Natalie llega con un nuevo proyecto, que podría hacer este trabajo más fácil y ahorrar costos: despedir a los empleados por videoconferencia, via internet. Ryan ya no tendría su oficina en un avión y un cuarto de hotel, sino en su casa, si es que a su vacío apartamento (luce más como un cuarto de hotel) puede llamársele casa. En uno de sus viajes, Ryan conocerá a Alex (Vera Farmiga), una atractiva mujer quien, igualmente, pasa la mayor parte de su vida viajando en avión.

El formato de la película parece de una screwball comedy. La fórmula nos dice que, a la larga, tanto Ryan como Natalie, distintos en su forma de ver la vida y las relaciones humanas, acabarán cayéndose bien y forjando una gran amistad. Sin embargo, para Reitman esto sería demasiado fácil, demasiado previsible para el espectador. Es cierto, será inevitable que Ryan no acabe influenciado por la emocional Natalie, y que ella, a su vez, no “aterrice” un poco su ego y conozca más sobre la naturaleza de los seres humanos. Los desenlaces de ambas historias estarán lejos de ser lo que uno espera.

++ Disponible en DVD y Blu-ray. El DVD contiene comentario por los creadores, escenas eliminadas y  mucho más. El Blu-ray contiene "Sombras chinescas: antes de la historia", video musical: "Help Yourself" por Sad Brad, storyboards, trailer de cine, escenas eliminadas, comentario de los creadores y  mucho más.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total