viernes, 2 de julio de 2010

TWO LOVERS * * *

Gwyneth Paltrow y Joaquin Phoenix tienen una complicada amistad en "Two Lovers".





No me ha parecido la gran película que muchos habian comentado, pero Two Lovers (2008) tiene encanto propio y no muchas pretensiones. La película está dirigida por James Gray, y trae de vuelta a su actor fetiche, Joaquin Phoenix, como un vulnerable joven con tendencias suicidas. Lo primero que se percibe en esta historia de amor, es una sensibilidad deudora de Woody Allen. No es que la trama tenga elementos de comedia ni mucho menos, sino que ésto es más notorio en la cálida dirección fotográfica de Joaquín-Baca Asay, así como en los ambientes urbanos en los que se mueven los personajes.

Tal vez no sea del todo gratuito que la familia central sea de origen judío y que la historia esté ambientada en Nueva York. Nada más faltó un poco de jazz, y casi nadie hubiera notado la diferencia. Lo que sí distingue a Gray de Woody Allen, es que los personajes femeninos concebidos por aquel no son tan complejos o interesantes como los del realizador judeoneoyorquino. Quien sostiene la película todo el tiempo es Joaquin Phoenix, en su encarnación de Leonard, un tipo que, si bien es un talentoso fotógrafo, vive trabajando en la tintoreria de su padre (Moni Moshonov), inmigrante israelí.

Leonard sufre de bipolaridad, y está bajo la constante vigilancia de su preocupada madre (Isabella Rosellini), luego de intentar quitarse la vida debido a la separación de su prometida. Sin embargo, cuando Leonard conoce a un par de chicas, Sandra (Vinessa Shaw), quien proviene de una familia judia, y Michelle (Gwyneth Paltrow), su encantadora pero emocionalmente inestable vecina, su vida tendrá un giro que tal vez podría iluminar su rutinaria vida. El problema dentro de este triángulo amoroso, es que, mientras Sandra comienza a sentir amor auténtico por Leonard, éste se sentirá más atraído y fascinado por Michelle, quien para colmo de males, se encuentra en una conflictiva relación con un hombre casado (Elias Koteas).

Joaquin Phoenix sabe de inmediato imprimirle carisma a su personaje. Habla extraño, con pésima dicción, a veces luce ausente; en otras ocasiones eufórico (la escena de la disco), pero es simpático y noble. Junto a la dirección de fotografía, lo mejor en el filme es la presencia natural y buen desempeño de todo el reparto. Entonces ¿por qué no me ha convencido la película? Simplemente, su historia de amor no me ha emocionado ni cautivado tanto como esperaba. Además, me hubiera gustado otro final para Leonard, y no ese happy-end tan conformista y simple.

++Lo mejor: La carismática presencia de Joaquin Phoenix.
++Lo peor: Su final tan conformista.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total