martes, 29 de junio de 2010

THE OTHER MAN * * 1/2

Liam Neeson buscará hacerle "jaque mate" a Antonio Banderas en "The Other Man".







No conozco en su totalidad la filmografía del realizador británico Richard Eyre, pero tanto Iris (2001) como Notes on a Scandal (2006), aunque de modesta producción, me agradaron por ser unos sólidos melodramas excelentemente actuados. Con The Other Man (2008) no he quedado tan impresionado como con estas dos anteriores películas, y si por algo se salva este poco consistente y muy inferior trabajo de Eyre, es gracias a la gran presencia histriónica de Liam Neeson y de Laura Linney.

La historia romántica cuenta con una buena idea argumental, la cual se basa en mantener en suspenso al espectador sobre lo que ha sucedido con Lisa (Laura Linney), diseñadora de zapatos para mujer y esposa de Peter, un empresario desarrollador de software (Liam Neeson). Peter descubrirá que su mujer lo ha engañado con Ralph, un adinerado italiano (Antonio Banderas). El problema es que simplemente borrar del panorama a Lisa, sin que volvamos a saber de ella hasta la parte final de la película, no hace más que perder al espectador y que la narración se caiga sin remedio.

¿Y qué pasa durante ese lapso? Peter decide viajar a Italia para encontrar a Ralph, y se hará su amigo jugando ajedrez mientras escucha su historia romántica con Lisa, sin que el segundo sepa que aquel es el esposo de la mujer con la que mantuvo un apasionado romance. ¿Cuál es el plan del emocionalmente destrozado Peter? ¿Ganarse la simpatia y confianza de Ralph para al final dar el certero golpe? ¿Acabará tragándose su orgullo y superará algo que ha quedado en el pasado?

En la última parte habrá una reveladora vuelta de tuerca, que vendrá a explicar muchas cosas, en especial la larga ausencia de Lisa. Lo malo, es que todo conduce a un final que se siente de lo más inverosímil, y lo peor, de una inocencia que nada más puede darse en esta clase de melodramas románticos, con acabado de telefilme. No es que Peter me haya decepcionado como personaje. Simplemente no acabé por creerme lo que pasa en una de las últimas escenas, llena de un optimismo difícil de tragar.

++Lo mejor: Liam Neeson y Laura Linney en sus magníficas actuaciones.
++Lo peor: Su no muy creíble final optimista.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total