sábado, 8 de mayo de 2010

(H)OJEANDO REVISTAS

En la edición del "Newsweek" de esta semana, el crítico de cine Roger Ebert colabora con un artículo sobre las desventajas del formato 3D.




Todavía queda tiempo para adquirir el reciente número de la revista "Newsweek", para leer el interesante y ameno artículo de Roger Ebert, "Why I Hate 3-D Movies (And You Should Too)", sobre el presente y futuro del cine en 3D. Debo decir que, conforme iba leyendo, sus argumentos en contra del cine en 3D me fueron convenciendo cada vez más. Sus argumentos, además, son muy parecidos a los del crítico Mark Kermode de BBC Radio.

Hasta ahora, era poco lo que tenía en contra del cine en 3D, especialmente, el alto costo que representa ver una película en este formato, comparado con el tradicional 2D. En México, donde en promedio la entrada al cine cuesta 55 pesos (alrededor de 3.5 euros) en su formato tradicional, verla en 3D digital cuesta alrededor de 80 pesos (5 euros aproximadamente). Ebert señala que en E.U., donde la entrada al cine cuesta $7.50 dlls. en 2D, ver un filme en 3D tiene un incremento de hasta 5 dólares. Según Ebert, esto no beneficia más que a los grandes estudios, productores y exhibidores. ¿Y el espectador? No obtiene más que "dolor de ojos y un molesto dolor de cabeza".

Entre los puntos que más me han llamado la atención de su artículo, es que Ebert afirma que no hay mayor diferencia entre la experiencia de ver un filme en 2D y 3D. En pocas palabras, una película en 3D no da más que una ilusión de tridimensionalidad, cuando el 2D tradicional ya es, en teoría, tridimensional. Muchas películas en 3D, como Clash of the Titans, consisten simplemente en realzar los distintos planos de la fotografía principal, para así dar la ilusión del 3D. Como muchos ya sabrán, Clash of the Titans no fue filmada pensando en el 3D, sino que esta edición fue creada, posteriormente, a partir de la edición en 2D. Y como Ebert señala, esto no obedece más que a presiones de los ejecutivos de mercadotecnia de los estudios. Incluso, Ebert afirma que los nuevos proyectores digitales también están hechos para proyectar filmes en 2D, por lo que es una mentira que el alto costo de las entradas se deba a su alta tecnología y mantenimiento.

Claro, no todo es negativo para el crítico de cine norteamericano. Para él, ver Avatar en 3D es una gran experiencia sensorial, impresionante, y todo gracias a que James Cameron es un maestro de la tecnología. Finalmente, Ebert comenta que hay algo mucho mejor que el 3D, el MaxiVision48, una nueva tecnología que no corre a la velocidad tradicional de los 24 cuadros por segundo, sino a... ¡48 cuadros por segundo! Una verdadera alta definición que dejará al 3D como algo muy inferior.

Si por alguna razón no encuentra la edición impresa de la revista, puede leer el artículo en la página web de la revista.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total