sábado, 13 de marzo de 2010

THE INFORMANT! * * * 1/2

Matt Damon, con un evidente sobrepeso para su personaje, tiene una estupenda actuación en "The Informant!"





The Informant! (2009), dirigida por Steven Soderbergh, empieza como una parodia (con todo y música chusca), sin un rumbo del todo definido sobre lo que nos trata de contar. La historia arranca con el pretexto de contarnos la gran importancia de la lisina, una proteína que se extrae del maíz y que se usa como endulzante de “un montón de cosas”. The Informant! conserva ese tono paródico hasta el último minuto, con todo y que se nos va revelando, minuto a minuto, la enfermiza e inestable naturaleza de su personaje, Mark Whitacre (Matt Damon, estupendo). Al principio, sentí que estaba a punto de perderme entre las explicaciones que Mark nos va dando sobre esta proteína en su narración en off. Aunque créame, las cosas irán tomando sentido, e iremos conociendo quién es realmente Mark.

Estamos prácticamente a merced de Mark en el transcurso del filme. Creeremos lo que él quiere que creamos. Detrás de su facha de impecable empleado de la empresa ADM, dedicada a extraer la lisina y comercializarla, se esconde un tipo inquietante, que siempre tiene algo que esconder. The Informant! es una película con momentos graciosos, que intenta parodiar películas de espionaje de una forma que no es muy obvia. Los mejores momentos son durante las operaciones especiales que Mark llevará a cabo con la ayuda de un agente del FBI (Scott Bakula), soportando este último, estoicamente, la total falta de cuidado, profesionalismo y discreción que el primero tiene en el caso que quieren denunciar: los tratos ilegales que la ADM está haciendo con una empresa japonesa competidora.

La intención principal de Soderbergh no es tanto crear una buddy movie, sobre la dupla dispar que se hace la vida imposible, pero que en el fondo se estima. Jamás existe una intención clara de Mark por formar una amistad con el agente especial. La película recuerda mucho a “The Insider” de Michael Mann. Los personajes de ambas películas incluso son científicos. También se perciben ecos de “Catch me if you can”, de Steven Spielberg. Como aquellas, The Informant! también está basada en un caso real, adaptando a su vez el libro homónimo de Kurt Eichenwald. El caso es que, si bien en The Informant! estamos ante un tipo que cometió uno de los mayores fraudes y robos a una empresa a mediados de los 1990, Mark no me ha parecido el personaje brillante que uno supondría. Es verdad, Mark es hábil en el arte del engaño, pero acaba siendo patético hasta la última escena, con una o dos sorpresas bajo la manga.

La banda sonora es de lo más ecléctica: música groovy al estilo de la trilogía de “Ocean’s Eleven”, un par de piezas que suenan a “Tijuana Brass”, etc. Mientras, la magnífica fotografía de Peter Andrews (el pseudónimo de Soderbergh para su crédito de cinefotógrafo), es una agradable combinación de luces suaves y ambientes cálidos. Mark no será un genio, pero su personaje es perfecto para una película que, en la primera mitad, es una disfrutable parodia de corte independiente, con todo y tener a Matt Damon en el papel principal, mientras en la segunda mitad, es un pequeño estudio sobre la personalidad de un mentiroso patológico.

++El DVD únicamente incluye escenas eliminadas.

2 comentarios:

Alexandre Domènech dijo...

Crec que té que ser una bona pel·lícula, tot i que he escoltat crítiques negatives. Crec que darrerament, ha sorgit una mena de bon humor als EUA. Una mena de cinema d'autor sense ser ben bé del tot alternatiu (que és alternatiu?).

Una abraçada molt gran.

Àlex.

Àlex Frias dijo...

Es bona la peli Alex, no el millor que ha realitzat Soderbergh, peró val la pena. Tens raó, hi ha una corrent de diguem comedia d'autor al cinema nordamericá.

Una abraçada igualment!

Páginas vistas en total