lunes, 11 de enero de 2010

EL CARTEL

CAPITALISM: A LOVE STORY * * * 1/2
De los dos carteles producidos para Capitalism: A Love Story, la nueva película de Michael Moore, este fue el que he considerado como el más interesante. Diseñado por el despacho Crew Creative Advertising, el cartel tiene una propuesta paródica que se respira por todos lados, tomando como referencia carteles políticos y propagandísticos. Su excesivo colorismo es otro de sus puntos fuertes, tomando como referencia los colores de la bandera norteamericana. Michael Moore es el protagonista principal en el cartel (como lo es en prácticamente todos los carteles de sus películas), y luce como el heroe de su propia producción, justo delante de esa enorme estrella azulada y la corona de olivo. Si bien la composición es básicamente céntrica, me ha gustado como se han colocado todos los elementos dentro del formato, en especial, el gran título, casi fusionado con la cúpula del Capitolio. El pie de la letra "A" central está fusionado con la parte superior de la cúpula. Todo el trabajo tiene una idea épica bien plasmada (tipografías con volumen, mirada triunfal y perdida en el horizonte de Moore), acoplada con la idea de parodia política. De una manera simple y eficiente, los diseñadores recuperan elementos simbólicos estadounidenses ya vistos con anterioridad, y los han vuelto a trabajar de una manera atractiva y estéticamente retro. Su desgastado fondo rojo, remite por igual a un cartel político barato pegado en el muro de alguna calle. El segundo cartel (diseñado por el mismo despacho), que es el que se ha usado en España, es más informal gráficamente hablando, no muy cuidado en composición o en diseño, pero esa figura de espaldas sosteniendo la bandera invita a lanzar conjeturas sobre su identidad. ¿Será Bill Clinton?



A SERIOUS MAN * * 1/2
Aunque no he visto la nueva película de los hermanos Coen, A Serious Man, puedo decir por ahora que su cartel no me ha entusiasmado mucho. No es el peor cartel de una película de los Coen, ya que lo considero mejor que el cartel de Intolerable Cruelty, pero tampoco se encuentra a la altura de mejores carteles como el de O Brother Where Art Thou?, Miller’s Crossing o Burn After Reading. El cartel de A Serious Man se encuentra más cercano a la portada de una novela, y creo que en parte se debe a su marco. En lo personal, cuando me enfrento a un cartel con una propuesta fotográfica, me gusta que esa fotografía ocupe todo el formato. En este caso, el encuadre le da más prioridad al cielo, que es usado como espacio gráfico para colocar ahí, limpiamente, el título de la película. Por ello me hubiera gustado más que la fotografía ocupara completamente el formato. A pesar de su intencional simpleza, de todas formas el cartel no pasa desapercibido. ¿Por qué? Porque su fotografía es intrigante y tiene un favorable toque absurdo, por ese personaje que vemos en el techo de la casa junto a un antena de televisión. No sabemos del todo por qué está ahí, de qué se esconde o qué está observando hacia abajo. Y por eso, me invita más a ver la película y descubrir a este personaje. Por otro lado, creo que a los diseñadores en el respectivo cartel español, se les ha pasado la mano con el tamaño de la tipografía del título.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total