miércoles, 9 de septiembre de 2009

Y...¿CÓMO LE PONEMOS?

"¡Que no soy Mark Whalberg idiota, soy John Cena! ¡Y ya súbeme!"






La temporada veraniega cinematográfica está a punto de terminar. Uno de los últimos y más esperados blockbusters de la temporada llega esta semana, District 9, que en España se ha quedado sin título en español. Esta película ha arrasado en taquilla en Estados Unidos, que le da la vuelta a la clásica trama de ciencia ficción sobre “invasiones extraterrestres”. Aquí, los humanos son los que tienen en cautiverio a unos alienígenas. De nuevo tenemos el caso en que una distribuidora (en este caso, la Sony Pictures España), ha optado por dejar el título en inglés por puro gancho comercial. Además, se notan confiados en que la gente, por deducción, entenderá el significado del título en inglés. No nada más en España se deja sin traducción el título, sino también en Francia e Italia. En Argentina y México le han dado un giro al título, dejándolo como “Sector 9”.

Vamos a otra película que se ha quedado con el título en inglés, el melodrama de época Amazing Grace, protagonizado por Ioan Gruffud, Michael Gambon y Rufus Sewell. La película trata sobre el abolicionista británico William Wilberforce, y el nombre de la película se refiere al título del himno “Amazing Grace”. Una traducción del título podría ser “Gracia Perpleja” o “Gracia Atónita”, que se escuchan algo arcaicos, literarios y, por supuesto, nada comerciales, pero es el título de un himno escrito en el siglo XVIII. Me gustó el título que le pusieron a la película en Argentina, “Himno de Libertad”. Otra opción hubiera sido “Canto de Libertad”. En España los distribuidores quizás fallaron un poco, al creer que el espectador, por deducción, sabría de qué va la película con sólo leer el título.

Jamás he visto una película protagonizada por John Cena. Si como “actor” es tan detestable como luchador de “Lucha Libre” (de hecho, como lo es en general toda la “Lucha Libre”), espero nunca verme en la penosa necesidad de ver una de sus películas. Prefiero ver una con Jean Claude Van Dame, otro tipo aborrecible aunque con talento para algo, ya que además de ser experto en artes marciales, fue bailarín. La última película de Cena, 12 Rounds, se titulará en España “12 trampas”. No me convence mucho lo de “trampas”, habiendo otras opciones. A lo que se enfrenta el personaje de Cena en la película, es a 12 "durísimas pruebas", que tiene que superar. Un anglicismo sería poner “12 Rondas”, en referencia a las etapas de una especie de juego. ¡Por qué complicarse tanto, cuando se pudo haber titulado sencillamente “12 Pruebas”, por ejemplo! Aquí van otros ejemplos de títulos en otros países, aunque para ser sincero…¿¡A quién diablos le importa una película infecta protagonizada por John Cena!?

12 Desafios - Portugal
12 dokimasies - Grecia
12 tuzak - Turquía
Les 12 épreuves - Canadá
Zwölf Runden - Alemania

El último caso es el de Bandslam, una comedia musical, hecha expresamente para aquellos que disfrutan películas como High school Musical. En España, y curiosamente en muchos otros países, no pensaron en una traducción o adaptación sino en…¡otro título en inglés! "School Rock Band", es el título de la película en España, y se nota que los distribuidores quisieron seguir la moda de dejar el título original como en High school Musical. Pero no es muy inteligente la decisión, ya que si querían seguir una estrategia así, al menos, hubiera sido mejor algo como “High School Band”, o “High School Rock”, títulos pensados en Brasil y Venezuela, respectivamente. “School Rock Band” suena más bien como la película de Richard Linklater “School of Rock”, y se presta a confusiones por ello. Para evitarme problemas, yo le hubiera puesto a la película “Guerra de Bandas”, una adaptación de "Bandslam", nombre del concurso musical en la película. Otras muestras de “ingenio” en otros países, son “College Rock Star”, título en Francia (¿Por qué College?), y el peor creo que es “Dream Up”, de Corea del Sur.

La película china Zhan. Gu, es un caso completamente distinto. En España, por alguna razón, no se usó ni se tradujo el título internacional en inglés, "The Drummer" (El Percusionista), sino que se creó el título “El Latido de la Montaña”. A pesar de todo, es un título que me agrada, es poético sin caer en lo cursi. En México, aunque no ha tenido estreno comercial en cines (y creo que jamás lo va a tener), se tituló “El Latido del Tambor”, igualmente, un buen título.

Por difícil que parezca creerlo, la única película que conservó bien su título esta semana fue “My Bloody Valentine 3D”, que ha quedado como “San Valentín Sangriento 3D”.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total