domingo, 13 de septiembre de 2009

EL CARTEL

DISTRICT 9 * * * * (y * * * * * por toda la campaña)
Lo mejor del trabajo de imagen y promoción de District 9, es basar sus carteles en un atractivo y original juego de señaléticas. Muchas de estas señales forman en si carteles individuales, en distintos formatos, tanto verticales como horizontales. Todas estas señales tienen una identidad en común: el imagotipo de un extraterrestre, detrás de un circulo rojo de “prohibición”. Es algo parecido a lo que se trabajó para la imagen de Ghostbusters, pero en District 9 el trabajo tiene un cariz más realista. El imagotipo lo vemos en este cartel, y dicho elemento está convertido en una plataforma de práctica de tiros, colgada en una alambrada de púas. En el fondo, una enorme nave extraterrestre flota en el cielo. De nuevo tenemos la ya conocida estrategia de esconder, lo más posible, la identidad de las criaturas fantásticas, dar la menor información posible al respecto. Y aquí, la imagen estilizada del extraterrestre nos dice más que suficiente, y no hace más que incrementar el suspenso respecto al contenido real del filme. El diseño tipográfico del título, conserva el estilo de una señal sucia y vieja, acompañada por un número nueve en rojo, simbolizando, más que nada , “peligro”. Diseñada por el despacho Ignition Print, esta campaña gráfica quizás sea una de las más atractivas del año.


MY BLOODY VALENTINE 3D * * * *
Ya hablamos del cartel de la primera versión, y ahora reseñaré el cartel de la nueva My Bloody Valentine. Existe el cartel de una mancha ensangrentada en forma de corazón, con la imagen del asesino enmascarado detrás (se nota una idea tomada del cartel de The Joker en The Dark Night), y otro con una serie de tres mineros enmascarados, abriendo un túnel, con una luz roja iluminándolos parcialmente y un rostro reflejado en sus visores. Sin embargo, el mejor me parece el cartel que promociona la versión 3D (en realidad todos lo hacen, pero en este es la principal intención), en especial, por su aire retro. Hay dos versiones, una vertical y otra horizontal, pero la que mejor funciona es esta última. Un par de cosas me parecen rescatables de este cartel. Primero, su diseño tipográfico, retro y espectacular, de gran volumen tridimensional y apariencia rígida, metálica incluso. Su diseño está tomado directamente de carteles de los 1950 y 1960. También son rescatables los espectadores de la primera fila, sus expresiones, poses y actitudes exageradas, prometiendo así una experiencia única en la sala digital. Ah y claro, ese pico que parece atravesar y destrozar la pantalla, conforman un cartel genial que, seguramente, se volverá un clásico en unas tres o cuatro décadas.


12 ROUNDS * * * 1/2
Seguramente jamás veré 12 Rounds, pero lo sorprendentemente, es que esta probable basura cinematográfica tiene un cartel tipográfico magnífico. Colocada encima de un retrato del aborrecible John Cena, virado al rojo y en alto contraste, toda la información escrita está condensada en una enorme caja tipográfica, inclinada hacia la izquierda. El juego de tipografías es muy atractivo, en especial, las del título, amarillas y de mayor tamaño, con una textura como de concreto, que le da más realce. Las tipografias de los créditos están perfectamente legibles, a pesar de su tipo de letra y color. El equilibrio y composición del diseño están perfectamente planeados para que no se pierda la visibilidad del retrato de su protagonista, así como para que el enorme “12” (algo translúcido, incluso) quede justo encima de él. Igual hubiera funcionado perfectamente este cartel sin el retrato de Cena. Quien sabe.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total