viernes, 20 de marzo de 2009

EL CARTEL: LOS ABRAZOS ROTOS * * *

Los retratos en serigrafía de Andy Warhol vuelven a servir de inspiración para el cartel de una película de Almodóvar, "Los Abrazos Rotos" (2009).

Ya era hora de que nos ocupáramos del cartel de una producción española. Esta semana llega por fin a la cartelera Los Abrazos Rotos (2009), la más reciente película de Pedro Almodóvar. El cartel, para ser sincero, no me ha entusiasmado mucho, ya que lo he sentido muy parecido al de Volver (2006), anterior película de Almodóvar.

Para empezar, volvemos a tener un retrato de Penélope Cruz, protagonista principal, además de la misma propuesta cromática pop, inspirada en las serigrafias de Andy Warhol. Lo novedoso ahora, es que tenemos una serie de distintas versiones cromáticas del cartel. El retrato es en blanco y negro, coloreado luego digitalmente, y lo que me ha gustado es la pose de Penélope.

Contrario al cartel de Volver, el retrato del cartel de Los Abrazos Rotos es mucho más dinámico. La pose no es estática, sino que el cuerpo de Penélope entra de derecha a izquierda en la composición. No nos mira directamente, sino que mira hacia la derecha, imprimiendo con su mirada una sensación intrigante, al no saber a qué peligro, con seguridad, se está enfrentando o, tal vez, ocultando.

La película es un film-noir, y resulta curioso que Almodóvar no haya elegido una opción, tal vez, más convencional, como un cartel más neutral en blanco y negro. De todas formas, la propuesta cromática es buena. La combinación del azul del cabello y el rojo de su vestido es magnífica. Mientras, el fondo púrpura, combina excelentemente con el amarillo ocre de la palabra “Abrazos” en el título de la película.

Lo que menos me ha convencido es la cargada propuesta tipográfica. Tenemos una limpieza en cuanto a trabajo de imagen, que choca demasiado con lo cargado de créditos y logotipos del cartel. La tipografía del título es de estilo “Romana”, que me recuerda más al título de la portada de un libro, que al de un cartel cinematográfico. Los créditos y nombres de los actores sirven de soporte visual al título, y su composición ha resultado más bien rígida y lineal. Si hay algo atractivo en el título (muy lejos de calificarse como logotipo), es el interesante acomodo de la “Z” “O” y “S” finales de la palabra “abrazos”, como el reflejo de las “T” “O” y “S” de la palabra “rotos” en la parte inferior. Esta alineación, desafortunada e inexplicablemente, se ha roto con lo disparejo de las “R” iniciales.

Al final, un cartel que, si bien no es extraordinario, es visualmente agradable por su inteligente manejo de los colores, así como por su logrado trabajo digital-fotográfico.


Y ya puestos con Almodóvar, quisiera comentar rápidamente el cartel de Volver. Un cartel que sigue las mismas inquietudes coloridas pop del cine del director manchego. El cartel de Volver me parece mucho mejor que el de Los Abrazos Rotos, en un magnífico trabajo de fotomontaje y coloreado digital. Su propuesta tipográfica tiene una composición más ingeniosa, aunque la elección de la tipografía para créditos y título no siento que haya sido la más adecuada, y peor al dejarlas todas en color negro. Esta tipografía rompe mucho con el tema femenino del cartel. Al fondo del retrato de Penélope, se encuentra un agradable montaje de ilustraciones de flores, en las que predomina el blanco y negro, en una variopinta galería de floridas imágenes. La céntrica composición del retrato, se rompe de forma agradable con esa flor roja en el cabello. De los mejores carteles almodovarianos, junto al de Todo Sobre mi Madre y Carne Trémula, que ya comentaremos también en otra ocasión.



Por último, no nos olvidemos del estreno hollywoodense de la semana, Duplicity. Su cartel es de lo más convencional, con una trillada propuesta de dividir espacios en el formato para ubicar los retratos de los protagonistas. Lo bueno es que la composición al menos acaba siendo dinámica, gracias a la ligera inclinación de los espacios fotográficos (en blanco y negro). Lo rescatable de este cartel, es su propuesta tipográfica, en distintos colores (naranja y gris), y su composición sigue la misma dirección que las fotografías. Me gustó la idea de los nombres de los actores dentro del espacio en negro de sus fotografías. Su diseño es limpio, con un fondo blanco agradable, aunque los créditos hubieran podido quedar más grandes para la correcta legibilidad, sin que por ello se rompa con este equilibrio estético. El tagline es también atractivo y simpático “Outwit, outspy, outsmart, outplay. Then get out”.



Me encontré con esta versión del cartel diseñado en España, que me parece igual de convencional que el cartel original. Lo peor, es que está saturado de imágenes. Al menos, su composición en espiral por bloques resulta conseguida.

















++ Vagando por un blog que gusta también de criticar carteles, me encontré con la imagen del que es quizás el "spoiler callejero" más mala leche que jamás haya visto. Se nota que al autor del graffiti no le gustó en absoluto Marley & Me.

2 comentarios:

Joel Meza dijo...

Genial el spoiler callejero (estoy en contra del vandalismo pero este es muy gracioso, no lo puedo evitar).

Àlex Frias dijo...

De acuerdo contigo Joel, la primera vez que ví la imagen me pareció genial. Aquí en Ciudad de México jamás he visto algo parecido a esto.

Páginas vistas en total