lunes, 22 de diciembre de 2008

Millions * * * *


En Millions (2004) la vida de dos jovencitos preadolescentes tomará un giro descomunal, luego de encontrar un saco con dinero. La juventud, ante los ojos del realizador británico Danny Boyle, también puede ser dulce, transparente, noble y generosa. Damian Cunningham (Alex Etel, gran descubrimiento de Boyle), niño de diez años, es más bueno que el pan. Con su alma tan noble, dará varios dolores de cabeza a su hermano mayor, Anthony (Lewis Owen McGibbon), con más malicia que Damian a la hora de decidir qué harán con las miles de libras que han caído en sus manos, gracias a, según ellos, “la gracia divina de Dios”.

Desde el inicio de la película, el tono de fábula queda establecido por Boyle, introduciéndonos en los delirios de estos dos niños, quienes tienen que construirse un mundo más bonito y fantástico a través de sueños escapistas. Ambos se encuentran en una amarga etapa de sus vidas, debido a la muerte de su madre y al gran cambio que significa moverse de un acomodado barrio a los suburbios de Manchester.

Damian fabrica en su mente alucinaciones de lo más surrealistas, como imaginar que los más famosos santos de la cristiandad se aparecen para aconsejarle sobre el buen proceder en sus acciones. San Ambrosio, San Agustín, Santa Teresa, San Nicolás, San Pedro, e incluso, unos mártires africanos, visitan a Damian mientras este les recita sus fechas y datos biográficos. Contrastando fuertemente con la anterior película de Danny Boyle, 28 Days Later (2002), una historia pesadillesca y apocalíptica de zombies, Millions es una metáfora colorida, divertida, conmovedora y llevada con inteligencia.

El desempeño de los jóvenes actores es sorprendente de principio a fin, junto a un ritmo narrativo ágil, un diseño de arte, puesta en escena y edición magistrales. Todo esto ayuda a internarnos más en la mente de Damian y Anthony, mientras nos damos cuenta cómo Danny Boyle es fiel a su estilo. La resolución llega a ser (como lo es el filme en sí) escapista, de un optimismo alegre y encantador. Somos testigos de la madurez de un niño, una madurez que no deja de ser “infantil” a final de cuentas.

++ Actualmente, Millions únicamente está disponible en un paquete de DVDs dedicado a Danny Boyle, incluído con otros de sus filmes como Sunshine, The Beach y 28 Days Later.

2 comentarios:

Ana A. dijo...

Tienes toda la razón, la actuación de los niños es magnífica. Me gustó mucho esta cinta sobre todo por su comicidad, es muy divertida.

Joel Meza dijo...

Esta película sigo sin verla por la idiota distribución mexicana: en cine sólo se estrenó doblada al Español y en DVD R4, por Quality Films o Zima, una de esas, la tiene con pantalla mocha.

Páginas vistas en total