miércoles, 10 de diciembre de 2008

DUPLEX * * 1/2

Alex (Ben Stiller) y Nancy (Drew Barrymore), son una pareja de recién casados en busca del hogar perfecto, según nos narra en off Danny DeVito. Esto dentro de la atractiva secuencia de animación que abre Duplex (2003), otra de las incursiones del realizador y actor en la comedia de humor negro. DeVito parece sentirse siempre cómodo en este género, desde su primer largometraje, Throw Momma from the Train (1987), una parodia del estilo y obra de Alfred Hitchcock.

La pareja se instala, con su limitado presupuesto, en un amplio apartamento del siglo XIX en Brooklyn, con la característica de ser dúplex, es decir, que tendrán a su casi centenaria vecina, Mrs. Connelly (la actriz británica Eilleen Essell, de “Finding Neverland” y “Charlie and the Chocolate Factory”), tierna pero con un cariz malévolo, viviendo en la parte de arriba.

“Inocentemente”, la irlandesa y viuda señora Connelly, le hará la vida de cuadros a Alex, quien intenta terminar su gran novela, y a Nancy, diseñadora gráfica. Escrito por Larry Doyle (guionista de The Simpsons), la película resulta divertida en su primera media hora, al ver los sufrimientos de Alex y Nancy por la ancianita. La señora Essell tiene una destacada actuación (su “striptease” en el baño, frente al escondido Alex, es hilarante), de lo más natural y sin esfuerzo. Ben Stiller y Drew Barrymore (también productores) están muy bien, aunque la Barrymore acaba por superar a Ben Stiller, divertido en su papel de siempre: el tipo neurótico al que le sucede de todo.

Desafortunadamente, a pesar del buen diseño de arte a cargo de Mario Ventenilla, de una edición ágil, elíptica y sugerente (habitual en los filmes de DeVito), y una banda sonora que recuerda a Hitchcok (sus colaboraciones con Elmer Bernstein, por ejemplo), la premisa argumental corre el peligro de agotarse después de la primera hora. La pareja protagónica se enfrasca en situaciones absurdas y escatológicas, todo para tratar de deshacerse de la “buena” señora Connelly.

La película cae así hasta su apresurada resolución, dejando entrever un guión que, si bien goza de muchos momentos graciosos, es tremendamente hueco en su trama y personajes. Ellos mismos se buscan, inútil y estúpidamente, los problemas. Me gusta el trabajo de Danny DeVito (The War of the Roses, Matilda, Hoffa), y confío en que su siguiente filme, I Married a Witch, haya sido mejor que este tropiezo. Espero verlo pronto.

++El DVD incluye de extras ficha técnica, ficha artística, ficha de doblaje, spots, entrevistas, tráiler, secuencias inéditas, imágenes de rodaje, biofilmografía del director y de los principales intérpretes.

1 comentario:

adayin dijo...

Aqui hice caso a la critica (que la despedazo sin piedad) y la evite mucho tiempo. Luego la encontre en la televisión y la vi, nomas por curioso.

La verdad es que tanto Stiller como Drew me divierten mucho y creo que por eso concedi el gusto. Pero eso que comentas del apresurado final, me agrado. Pero me agrado porque ya queria que se terminara. Supongo que ese era el punto de la cinta, pero en verdad me desespero muchisimo todo lo que sucedia.

Creo que prefiero volver a ver Matilda (no si ni porque) antes que esta.
Saludos

Páginas vistas en total