miércoles, 19 de noviembre de 2008

STAR WARS: EPISODE I - THE PHANTOM MENACE * * *

Liam Neeson, Ewan Mc Gregor y Jake Lloyd.

La primer película de Star Wars estrenada 16 años después de The Return of the Jedi (1983), última cinta de la primera serie. En esta nueva película, se nos presenta el que en realidad es el personaje más fascinante de toda la serie, uno de los mejores villanos según muchas encuestas: Anakin Skywalker, mejor conocido como Darth Vader.

George Lucas, quien igualmente regresa a la dirección, tiene la oportunidad de poner en juego una gran gama de efectos digitales, al grado de que este aspecto técnico, desafortunadamente, llega a ser uno de los protagonistas principales, no nada más de este, sino de los siguientes filmes.  Los androides R2-D2 y un C3 PO, están también presentes, este último apenas en construcción. Es la presentación por igual del futuro maestro jedi Obi Wan Kenobi (Ewan McGregor), quien empezó, a su vez, como el joven aprendiz de otro maestro jedi, Qui-Gon Jinn (una buena y solemne actuación de Liam Neeson). Hace su aparición quien pronto se convertirá en el diabólico emperador Darth Sidious (Ian McDiarmid, quien interpretó al personaje en el episodio V y VI). Anakin Skywalker (Jake Lloyd) es como un niño genio, que vive en el desértico planeta Tatooine. Es extrovertido, hábil para la mecánica y sueña en convertirse algún día en piloto.

La historia comienza planteando una serie de conflictos políticos interplanetarios, que llegan a sentirse algo tediosos. La Federación, lidereada por un virrey alienígena, corta todas las comunicaciones comerciales del planeta Naboo, gobernado por la reina Amidala (Natalie Portman, luciendo trajes y look de geisha futurista), una aliada de los jedis. La reina enviará a Obi Wan y Qui-Gon a negociar, pero Darth Sidious cuenta con un sith de apariencia demoniaca, Darth Maul (Ray Park) para perseguir hasta el planeta Tatooine a la reina. Ahí, Obi Wan y Qui-Gon conocerán a Anakin, a quien le encontrarán potencial para convertirse en un jedi.

Con toda seguridad y sin temor a afirmarlo, The Phantom Menace es la película más “inocente” de todas la saga. No nada más porque el personaje principal es un niño, sino por el mismo tono que Lucas le da a la película. Hay muchos gags tontos, en especial, durante esa carrera de naves/motocicletas, que es como ver la famosa carrera de Ben-Hur pero versión alienígena, para niños en la era de los videojuegos ultra sofisticados. Además, el “episodio I” trajo consigo el personaje más insoportable de toda la saga, Ja Jar Binks, un alienigena con apariencia de pez/anfibio, totalmente digital y con la voz del actor Ahmed Best, a quien vemos hacer todas las tonterías posibles. Mención aparte merecen los flacos y estúpidos androides de la federación, que con un simple espadazo quedan fuera de la jugada.

Otra de las cosas que no me convencieron mucho es el joven Yoda, que aparece en este episodio como el maestro y jefe del consejo Jedi. Lucas decidió construir una pésima marioneta de Yoda, tan tiesa e inexpresiva, que me hizo extrañar la antigua y mucho más convincente marioneta usada en The Empire Strikes Back, hace más de 25 años.

Con todo, el “Episodio I” tiene su relevancia por la génesis que plantea (la profecía del “Elegido” que vendrá a equilibrar la Fuerza), por comenzar a exponer la filosofía jedi, el famoso concepto de la “Fuerza” y el “Lado Oscuro”, así como una cosa de lo más extravagante: lo midiclorianos, seres microscópicos que habitan en las células de los jedis.

La galería de alienígenas es impresionante, que deja patente la gran imaginería visual producida por la mente de Lucas, y su diseño de producción es atractivo. The Phantom Menace es una película que tiene como propósito atrapar la atención de las nuevas generaciones, un cuento de hadas instalado a millones de años luz, con sus reinas, caballeros y seres malévolos.

1 comentario:

Joel Meza dijo...

Afortunadamente he olvidado casi todo de esta película. Desafortunadamente de lo que se sigue quedando, a la cabeza está Jar Jar Binks.
---
La segunda peor decisión en Episodio I: matar tan temprano a Darth Maul. Era el mejor villano desde Darth Vader y El Emperador. Mi teoría es que en realidad esa pelea ocurría hasta el final, pero cuando acomodaron los rollos en el estreno, o se equivocaron y ese rollo lo pusieron al principio y dejaron fuera todo lo demás de Darth Maul, o simplemente perdieron todo lo demás y alguien dijo: "pos mátenlo de una vez. Total..."

Páginas vistas en total