jueves, 13 de noviembre de 2008

DU POIL SOUS LES ROSES * * * 1/2

El despertar sexual durante la adolescencia, tomando como referencia dos puntos de vista muy dispares, es el eje principal de Du Poil Sour Les Roses (2000), dirigido por la actriz y directora Agnès Obadia y el debutante Jean-Julian Chervier.

En primera instancia, el trabajo de Obadia y Chervier es un singular y sencillo ejercicio de estilo, sin muchas pretensiones ni con la intención de abordar el tema del sexo juvenil con solemnidad. Simplemente, es una aproximación auténtica hacia las problemáticas actuales sobre la sexualidad, en una época tan conflictiva como lo es la adolescencia.

Roudoudou (simpática Julie Durand) es una chica de quince años, viviendo un complicado despertar hormonal. Inquieta, extrovertida, Roudoudou carga sus fantasías y anhelos en un joven de 30 años, de quien está perdidamente enamorada. Su mayor atractivo como personaje -cosa que Julie Durand sabe reflejar maravillosamente-, es que dentro de su inocencia, carisma y su poco cuidado arreglo personal, es una niña anhelando convertirse en mujer.

Los sueños de Roudoudou, están resueltos como animaciones en forma de collages, en donde refleja sus miedos (una mañana despierta creyendo que le ha crecido de más un pecho) y sus fantasías. Además, en su hogar se vive de manera abierta y sin mucho pudor la desnudez, visto en esa escena en la que comparten el baño, al mismo tiempo, la mamá mientras se ducha, el papá rasurándose desnudo y el hijo sentado en el retrete. Mientras, Roudoudou intenta documentar en el lugar, con una handy-cam, información sobre la vida sexual de sus padres, preguntándoles sobre sus posturas sexuales y la frecuencia con que lo experimentan. Un punto técnico que se extiende hasta la misma realización, en el que igualmente se intenta dar a la película un tono documental.

La intención de ofrecer tanto el punto de vista femenino como el masculino, lleva a desviar momentáneamente la historia hacia otro adolescente, Romain (Alexis Roucout), un chico solitario a quien igualmente las hormonas le están haciendo estragos, sólo que para él es una experiencia más traumática y torturante: Creerá que su madre vive una relación lésbica con la madre de su mejor amigo.

Los personajes tienen su principal virtud en la ingenuidad con la que están envueltos, en las reacciones casi infantiles a todo lo que viven. Al final, es claro que aquí el papel de los adultos en la orientación de los más jóvenes en cuestiones sexuales, es inútil e irrelevante, y que el mejor descubrimiento de la sexualidad es el que hacen dos adolescentes enamorados, por más frustrante que su “primera vez “ pueda ser.

++ La película nunca tuvo estreno comercial en España, y tampoco está disponible en DVD. Si le interesa, está disponible en edición francesa.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total