miércoles, 10 de septiembre de 2008

MASTER AND COMMANDER: THE FAR SIDE OF THE WORLD * * * *

Lo que distingue a Master and Commander: The Far Side of the World (2003), es la gran habilidad de Peter Weir, su realizador, para mantener interesante una trama que se desarrolla, la mayor parte del tiempo, a bordo del viejo aunque veloz barco “Surprise”, y emocionar al espectador con batallas navales impresionantes y bien dirigidas.

El año es 1805, en plena época de las guerras napoleónicas. El océano Atlántico es el principal escenario. El “Surprise” queda casi destruido después del enfrentamiento contra un barco francés en una de las mejores escenas del filme, ocasión además para ser presentados, en escasos 20 minutos, la rígida y bien establecida diferenciación de los rangos marinos: desde jovencitos grumetes hasta generales, quienes necesitaban gritar a viva voz su rango para no ser confundidos entre la gran tripulación, presa del pánico.

Lo que lleva a bordo el “Surprise”, es un microuniverso social, político y cultural de principios del siglo XIX, donde incluso el todavía vigente espíritu científico y racional de la ilustración queda reflejado en un personaje como el Dr. Stephen Maturin (Paul Bettany), amigo del Capitán del barco, Jack Aubrey (Russell Crowe). A pesar de sus confrontaciones ideológicas, Aubrey y Maturin comparten una afición por la música de Mozart, Bach y Boccherini.

Mientras, afuera en alta mar, tiene lugar la persecución naval de Aubrey contra el barco francés, mayor en tamaño y mejor armado, travesía que lo llevará hasta las Islas Galápagos (según se dice, es la primera vez que ahí se filma una película). El filme de Weir es un entretenido relato de aventuras navales, atractivo en una ambientación de época que roza la perfección y, lo mejor, el diseño de producción, en esa enorme reconstrucción de los barcos de la era napoleónica.

En lo que podría ser un clásico motín dentro del barco, Weir dota a su película de un especial suspenso. Los claustrofóbicos espacios y sombras duras, favorecen el desarrollo de esa secuencia, que termina englobando buena parte del sentido de la película.

++ Master and Commander se encuentra en múltiples ediciones en DVD, como el Blu-Ray, UMD, en estuche metálico para coleccionistas y una titulada "Edición Definitiva". Esta última, por ejemplo, contiene como extras: "Los cien días", en el funeral de O´Brian, detrás de las cámaras: Efectos visuales, adaptación y primer vistazo HBO, escenas eliminadas, estudio multiángulo de la última batalla, galería de fotos, tráilers y muchos más.

2 comentarios:

Joel Meza dijo...

Por ahí tengo una foto de hace unos dos años, poniendo mi mano en la huella de la de Weir en los estudios de Rosarito (Baja California), donde se filmó buena parte de esta cinta, lo cual para mí fue una grata sorpresa. Me gustó mucho y me dieron ganas de leer las novelas (no lo he hecho, por cierto). Ojalá adaptaran algunas más de la serie.

Marchelo dijo...

En mi opinión una película infravalorada. Grandes actuaciones y un ritmo que se mueve al ritmo de la bonita amistad entre el médico y el capitán.

Saludos

Páginas vistas en total