martes, 2 de septiembre de 2008

LEMONY SNICKET'S A SERIES OF UNFORTUNATE EVENTS * * * *

Cuando a los hermanos Baudelaire, Klaus (Liam Aiken) y Violet (Emily Browning) se les muestra su próximo hogar, una derruida y obscura mansión habitada por el cariaguilucho Conde Olaf (un maquilladísimo Jim Carrey), alejada de todas las casas agradables, será evidente que nos estamos enfrentando a un mundo que parece concebido por Tim Burton, el maestro de las fantasías obscuras.

Lemony Snicket's, A Series of Unfortunate Events (2004), parece una mezcla de los mundos visuales creados para Beetle Juice (1988), Edward Scissorhands (1990) y Sleepy Hollow (1999), todas ellas dirigidas por Burton, en una trama que parece también extraída de la mente de Charles Dickens (Oliver Twist), con todo y villano que les hace la vida imposible a los niños huérfanos. Al fin y al cabo, el director del filme, Brad Silberling, llamó a Rick Heinrichs, diseñador de producción de Sleepy Hollow, y al mexicano Emmanuel Lubezki fotógrafo de la misma película, quien repite esta vez muchas de las atmósferas obscuras en su trabajo para Tim Burton.

Esta es la primera adaptación al cine de los libros escritos por Lemony Snicket, para ser precisos los tres primeros: “The Bad Beginning", "The Reptile Room" y "The Wide Window". De hecho, ya suman 11 libros y, según se dice, pretende escribir hasta 30. El filme es entretenido, en primer lugar, gracias a la gran actuación de Jim Carrey, quien a su vez realiza dos distintas caracterizaciones: un científico impostor de nombre Estefano y un marinero Irlandés. Carrey resulta auténticamente gracioso, ya que tiene a su disposición un adecuado vehículo de lucimiento. Luego, la encantadora "actuación" de unas gemelas de nombre Kara y Shelby Hoffman, ambas interpretando un sólo papel, Sunny, la hermanita de Klaus y Violet, que gusta de morder todo lo que se le ponga enfrente.

Los tres niños son una suerte de geniecitos, marginales y solitarios. Klaus es como un “ratón de biblioteca”, que devora quince libros diarios, aprendiendo todo de ellos. Por su parte, Violet es una gran inventora, que toma como materia prima lo que tenga a mano. Los hermanos Baudelaire están condenados a vivir con el Conde Olaf. El conde maltrata a los niños y los tiene como esclavos, limpiando y cocinando. Una serie de circunstancias harán que los niños logren escapar, provocando que el conde los persiga para tenerlos nuevamente en su poder.

La presencia de los niños es agradable en pantalla, sus actuaciones son realmente buenas. Incluso, los efectos especiales son logrados, discretos y nada apabullantes, es decir, no roban protagonismo ni restan encanto a la historia. La escena de la destrucción de la casa de la paranoica tía Josephine (Meryl Streep) resulta impresionante, muy lograda por el suspenso que construye. En resumen, Lemony Snicket..., es un filme magnífico en su parte visual. Vaya, que también vale mucho la pena el corto animado del inicio, sobre unos duendes en el bosque, y las artesanales animaciones de los créditos finales. Si uno disfruta de estas sutilezas visuales, se quedará hasta el último crédito sin remedio.

++ La edición en DVD contiene como extras: comentarios del director Brad Silberling, las caracterizaciones de un pésimo actor (divertidas improvisaciones de Jim Carrey), cómo se entristeció a los hijos de los Baudelaire, Olaf interactivo y escenas huérfanas ("infieles" escenas inéditas y "funestas" tomas falsas).

No hay comentarios:

Páginas vistas en total