viernes, 8 de agosto de 2008

WALL-E * * * * *

WALL-E y Eva, los dos robots protagonistas.

Wall-E (2008), reciente producción animada de la Disney-Pixar, es un filme parcialmente mudo. Sus dos protagonistas, son dos robots que se enamoran apenas pronunciando dos palabras (de hecho, sólo sus nombres). Además, por primera vez, vemos unas contadas escenas realizadas con actores de carne y hueso (Fred Willard, nada menos, interpretando a un improbable presidente de E.U.), cosa jamás hecha en un filme de la Pixar. El realizador y autor del guión es Andrew Stanton (responsable también de Finding Nemo y A Bug’s Life, producciones igualmente de la Pixar), y la historia cuenta las aventuras de un sucio y chatarrezco robotín, el cual se dedica a comprimir basura en cubos, dentro de un escenario distópico y futurista. Las únicas señales de vida en la Tierra, son una cucaracha y una plantita, en una Nueva York árida y desértica. Hay rascacielos ruinosos, unos construidos a base de la basura que WALL-E, el robot en cuestión, se dedica a recolectar.

De lejos, se antoja descabellado que Wall-E sea el responsable de estas construcciones, no muy lejos de parecer esculturas hechas a base de basura. Wall-E (en realidad, las iniciales de su empresa fabricante), el personaje principal de este encantador romance de ciencia ficción, se presenta como un nostálgico y sentimental robot (mezcla del Number 5 de Short Circuit y una sonda espacial de la NASA), que añora los musicales realizados hace más de 700 años (aclaración, el filme se ambienta en el año 2700). Wall-E gusta de escuchar a Louis Amstrong y de ver hasta el cansancio una famosa escena del musical Hello, Dolly! (1969), en un viejo vídeo BETA. Su vida solitaria transcurre entre estas pequeñas aficiones, compactar latas y pasarla junto a su único amigo, una cucaracha. Wall-E es autosuficiente, capaz de repararse a sí mismo y se maravilla con la viejos juguetes y tecnología del siglo XX.

La manufactura visual de la película es impresionante, bellamente diseñada. Texturas e incluso los reflejos en las cubiertas de los robots, son detalles cuidados con caprichoso cuidado. El diseño del filme luce como realizado por diseñadores a cargo de Steve Jobs. Vamos, EVE (voz de Elissa Knight), el interés romántico de WALL-E (voz de Ben Burtt), parece el CPU de una IMac flotante. EVE es una letal pero sofisticada sonda, un arma de destrucción masiva del futuro susceptible de sentir cariño, quien llega a la Tierra para iluminar la rutinaria existencia de Wall-E. EVE acelera los circuitos de Wall-E desde el primer segundo, durante su importante misión de buscar una señal de vida en la Tierra. Si ella encuentra la mínima señal de vida, podrá ser posible el regreso de los humanos sobrevivientes a la Tierra, quienes viajan en un “crucero” espacial, a millones de años luz de la Tierra.

Stanton hace un enorme homenaje, no nada más a obras representativas del género de ciencia ficción (2001: A Space Odyssey, Star Wars, E.T.), sino a la comedia cinematográfica más clásica y silente (Buster Keaton, Charles Chaplin). Y por qué no, es un homenaje también a las visiones futuristas de Steve Jobs, cuyos diseños pueblan la película (desde el manual que porta el capitán del crucero espacial, hasta un IPod que Wall-E tiene en su casa como reliquia). Wall-E, el personaje, toma un poco de cada uno de los gigantes de la comedia silente. En la única palabra que dice, “EVE”, Wall-E nos recuerda a E.T. Suena como una Mac cuando se enciende, aparte de que otros de sus sonidos fueron creados por Ben Burtt, el responsable de aquellos emitidos por el R2-D2 de Star Wars.

La historia da una llamada de atención al sedentarismo, la obesidad y el consumo de la comida chatarra. Además, lleva al final un mensaje ecologista (el descomunal desperdicio de basura industrial, la contaminación, etc.). La película no nada más nos acaba impresionando por su acabado visual, sino también por su elaborado trabajo de edición de sonido, magistral en sus detalles más insignificantes (el sonido de la cucaracha al caminar, los sonidos mecánicos de Wall-E, la entonación de su voz, etc.). La mayor prueba para esta inteligente y, al mismo tiempo, muy conceptual obra de arte animada, será ver si este romántico y oxidado robot captará la atención del público más difícil y exigente: el infantil. Creo que lo conseguirá.

5 comentarios:

Joel Meza dijo...

Yo tuve problemas para disfrutar la parte "humana" de la historia. Lo que me molestó en todo momento fue la idea de que todo lo que quedó está en el Axioma, me dejó pensando que, cuando los humanos huyeron del planeta, sólo pudieron irse los de las ciudades (y si me apuras tantito, sólo los de las ciudades de los países desarrollados). Entonces, qué pasó con Africa, el resto de América, mucho de Asia, etc....
Creo que aquí Pixar sí tomó un tema muy global y lo infantilizó mucho. Cuando supe de esta película, yo esperaba que WALL•E deveras fuera el último de la Tierra y que su encuentro con otra inteligencia no fuera con humanos descendientes de terrestres. Claro, esa es la película que a mí me hubiera gustado, no la que es.
Por lo pronto, me quedo con toda la primera parte hasta que llegan al Axioma, y de ahí en adelante, sólo las viñetas de los robotillos anormales y las de EVA y WALL•E, que son interrumpidas por la historia de los humanos.

Àlex Frias dijo...

Tal vez tengas razón sobre la parte "humana" de Wall E Joel. Hubiera sido mostrar humanos de otras latitudes dentro del Axioma. Pero bueno, digamos que en ese sentido el guión tal vez nos exige pensar que hay otras naves, por ahí, volando con gente de otros países. Digo, es un filme de Hollywood, y tienen que centrarse en su población.

En fín, a mí no me molestaron tanto los humanos en Wall E, al final de cuentas son los robots los que se roban el filme, no solo Wall E y Eva, sino los del crucero espacial también. Me gustó el planteamiento de esta visión de la humanidad del futuro: obesa, sedentaria, inútil y dependiente de la tecnología. ¿Llevarás a tu hijo a verla?
Saludos!

Joel Meza dijo...

Sí, eso pensé también, Alex, que podía haber otras naves por ahí... pero como no se dice en la película, pues en el universo de esa película no las hay. Por eso digo que se toma un tema muy global para una historia de ciencia ficción y se infantiliza mucho. Claro, tampoco me molestó y aprecio la sátira a la sociedad de consumo actual de los Estados Unidos y lo que nos toca a las sociedades urbanas mexicanas... consumimos al parejo de los gringos, sin tener los recursos, lo cual nos lleva a tener los mismos problemas de salud con peores formas para enfrentarlos. Ahora, los guiños a 2001 me parecieron muy insistentes pero, en fin, en mi caso los detecto todos porque es una de mis favoritas y la veo al menos una vez por año desde hace casi veinte...
El espectador común en todo caso identificará que la música de la escena del momento triunfal del capitán algo tiene qué ver con alguna película importante, supongo.

He estado pensando que sí voy a llevar a Román, pero veo que ya sólo está en dos funciones, creo que no va a llegar al fin de semana. Si sí, de seguro lo llevo (tardé en decidirme). Este fin de semana, en la tienda de Disney (consumismo...) encontró unos anteojos para el sol con la efigie de WALL•E impresa. Casi me fui para atrás cuando se los puso y (¿creerás?) empezó a tararear ¡el tema de "Brasil"! Y es que en alguno de los DVDs nuevos de Disney que tiene, está el corto-teaser que viene musicalizado así. Lo ha visto algunas veces y ahí está el resultado... con eso me ganó y espero que alcance a llevarlo antes de que la quiten.

Bargalloneta dijo...

Jo vaig gaudir moltíssim de la cinta, m'ho vaig passar molt bé i part de l'excel.lent anàlisi que fas, Àlex, a mi em van robar el cor bàsicament dues coses, Wall-E per descomptat, tendre, senzill, curiós, amic dels seus amics, encara que només en sigui un!!, i enamoradís.... en definitiva una monada! i després el fet de que ell sigui feliç escoltant i veient un grandíssim clàssic com és Hello Dolly!! una meravella de Gene Kelly, no ho oblidem!!!
de tot el que comentes hi estic força d'acord amb tu!!
petons!!

Àlex Frias dijo...

Gràcies Moni! El que passa es que Walle es un personatge molt independent, es una gran creació del guionista i realitzador. Mai diu res WAlle, pero ens manté molt, molt interessats tota la peli. Es descriu el mateix per les seves accions, aficions, etc. Jo l'he vist només una vegade, peró ja la vull veure de nou, jajaja. Soc un fan de la Pixar!
Salut!
Alex

Páginas vistas en total