martes, 15 de julio de 2008

ZABRISKIE POINT * * *

Con Zabriskie Point (1970) Michelangelo Antonioni tuvo su debut en el cine estadounidense, y lo hizo de una forma tan provocadora y crítica, que la película terminó siendo pobremente recibida en su momento por el público norteamericano. El reflejo que hacía de la juventud de los E.U. era desolador. Según el discurso planteado en el filme, la juventud era víctima del sistema y de la brutalidad policiaca, pero también es el retrato de una juventud nihilista, rebelde e impetuosa.

El título alude a una zona del desierto de Arizona, al que llegan Mark (Mark Frechette), joven universitario y Daria (Daria Halprin), una secretaria que labora en el ramo de la construcción. Ambos buscan, de alguna forma, romper con lo establecido, ir en contra del sistema. En Zabriskie Point (zona en la que dicen había varios ríos en la prehistoria) se enamoran en una escena delirante, en la que coinciden con otros seres que parecen producto de algún espejismo o alucinación.

La banda sonora es muy rescatable, con música de Pink Floyd, The Grateful Dead, Kaleidoscope, Rolling Stones, John Fahey, The Youngbloods y Patti Page, todo un banquete musical, que sirve de fondo para una película que adolece el tener una historia demasiado floja para su fuerte tono de denuncia. El debate que sostenía un grupo de universitarios, estaba filmado como si fuera un documental. Éramos testigos de las acaloradas discusiones que sostenían los chicos en torno al racismo, donde se presentaba Mark diciendo: “Moriré, pero no de aburrimiento”, una sencilla frase que definía su actitud rebelde y transgresora, un símbolo de lucha contra los excesos policíacos.

Desafortunadamente, la historia de Mark y Daria acaba disuelta a la mitad del filme, perdiéndose en los desérticos paisajes de Arizona. El filme, escrito también por Antonioni, era el reflejo de la contracultura juvenil de los 1960, en sus menciones a la guerra de Vietnam y la cultura armamentista de los E.U., del racismo, los hippies, etc.

Antonioni concluía su obra con las fantasías violentas y terroristas de Daria, en esa explosión filmada desde distintos ángulos y que parece interminable, para dar lugar a una música tranquila poco después. Zabriskie Point es una obra de transición en la carrera fílmica del fallecido Antonioni, no tanto temáticamente, sino desde un punto de vista formal y crítico a los E.U.

1 comentario:

Marcelo Dance dijo...

Que buena película!!! Psicodelia pura de la mano de Antonioni. Y ni que hablar del Soundtrack (Floyd, Kaleidoscope).
Puede que el film resulte un poco naif, pero así era la época: Contracultura, idealismo, Peace & Love, Vietnam, drogas, Psychedelic Rock, etc... (Easy Rider es bastante similar, en cuanto a cierta ingenuidad y pobreza argumental).
Y el final ese de la explosión interminable me parece fabuloso. No habrá dejado en claro Antonioni con ese final que el sueño se terminaba y para siempre?
Saludos desde Argentina!

Páginas vistas en total