martes, 25 de marzo de 2008

EN CARTELERA: THE SPIDERWICK CHRONICLES * * 1/2

Mientras haya escritores interesados en crear libros con historias de fantasía, seguirá habiendo cine infantil de dicho género. La fórmula le ha funcionado bastante bien a Hollywood: adaptar betsellers literarios infantiles (por lo regular conformados por series de 7 a 9 libros) y convertirlos en redituables franquicias, que den para un filme por año. Toca ahora a The Spiderwick Chronicles (E.U., 2008), del realizador Mark Waters, la adaptación de la serie literaria homónima escrita por Tony DiTerlizzi y Holly Black.

The Field Guide, primer título de la serie y que es adaptado aquí, cuenta una historia con elementos que ya hemos visto incontables veces: Jared (Freddie Highmore, niño actor indispensable en esta clase de filmes) llega a vivir a la antigua casa de sus antepasados, enmedio del bosque, acompañado de su hermano gemelo, Simon (Highmore también), su guapa hermana Mallory (Sarah Bolger) y su mamá (Mary-Louise Parker), quien se encuentra pasando por un momento difícil debido a la separación de su esposo. En la casa vivía el bisabuelo de Jared, Arthur Spiderwick (David Strathairn), aficionado investigador de fenómenos y seres fantásticos, sobre los cuales escribió un valioso compendio de hechizos, fórmulas mágicas, seres buenos, malos y demás cosas por el estilo, y que un buen día desapareció sin que se volviera a saber de él.

El escenario es ideal: un entorno familiar conflictivo, fragmentado (peleas entre los hermanos, una mamá triste y desesperada, los chicos disgustados por la mudanza) para un relato escapista de aventuras fantásticas, donde los verdaderos protagonistas serán los efectos digitales con una serie de criaturas generadas por animación digital, muy logradas en su parte visual aunque no tanto como personajes. Ni un antiguo duende habitante de la casa y celoso protector del libro de Spiderwick, ni una criatura con forma de cerdo y que se alimenta de aves, logran ser lo suficientemente atractivos como personajes.

La película nunca logra atrapar, no tiene la magia suficiente. El universo fantástico de ese bosque misterioso, habitado por sapos deseosos de apropiarse del libro de Spiderwick, gobernado por un ogro gigante capaz de cambiar su apariencia, son tan interesantes, divertidos o con el carisma necesario.

Sin embargo, por lo que pude constatar en la proyección a la que acudí, la película acaba siendo disfrutable para el público infantil, tal vez por su total falta de pretensiones, si no es nada más que para entretener durante un rato. Algo tiene el filme que creo gusta a los niños y no es nada más el sumergirse un poco en la fantasía, sino el sincero e inocente desparpajo y escatología bien dosificadas que ostenta, cosa que ya es suficiente para hacerlos reir un rato. Aunque esperemos que la próxima adaptación tome en cuenta también al público adulto.

++En varias partes del mundo, la película se presentó en premier especial con una versión digital transmitida de manera simultánea vía satélite.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total