viernes, 5 de octubre de 2007

DVD: THE LOST CITY * * * 1/2

El debut en el largometraje de ficción del actor de origen cubano Andy García, The Lost City (E.U., 2005), es una bienintencionada aunque dispareja película, filmada con suma convicción y decentemente producida. Haciendo un balance general, podría verse como una suerte de melancólica declaración de amor a la patria de García, a su historia reciente, a sus tristes acontecimientos políticos de mitad de siglo XX, un homenaje al exilio cubano, que tuvo que salir de la isla al darse cuenta que el triunfo de Castro sobre la dictadura de Fulgencio Batista, no era más que volver al mismo régimen opresor.

Escrita por los guionistas Guillermo Cabrera Infante y el yugoslavo Daniel Vujic, en The Lost City es obvio, desde el inicio, que tendremos a un Andy García que no pudo evitar autoidealizarse, interpretando al intachable Fico Fellove, dueño de un popular centro nocturno a finales de los 1950, miembro de una acaudalada familia que se verá a sí misma, poco a poco, desmembrarse con la llegada de la revolución cubana. Fico es un hombre apolítico, soltero, preocupado porque su negocio marche sobre ruedas, pero pronto verá que la sombra de esa política que aborrece, acabará persiguiéndolo más de lo que hubiera imaginado.

The Lost City arranca como una especie de The Godfather instalada en la Cuba prerrevolucionaria, cosa nada rara si recordamos que Andy García protagonizó la última parte de aquella trilogía, dirigida por Francis Ford Copolla, al que se nota le tomó prestada su manera de construir la trama y dirigir a sus actores. La película, de hecho, es toda la épica familiar de los Fellove, de su ascenso y caída gradual, iniciada cuando Fico descubre que uno de sus hermanos menores, Luis (Nestor Carbonell), es el principal líder de una célula revolucionaria, que pretende llevar a cabo el derrocamiento y asesinato de Batista.

Los futuros acontecimientos, enfrentamientos, luchas y persecuciones, irán manchando de sangre a la familia, sin que Fico, con todo su influyente poder económico y social, pueda hacer algo para frenarlo, ni que su hermano menor, Ricardo (Enrique Murciano), el más desapegado y al que Fico intenta enseñar una lección sobre el honor que se le debe a la familia en una escena clave, caiga y se involucre en una lucha revolucionaria de la cual parecía estar aparte.

La película tiene momentos rescatables. Andy García muestra mucha habilidad y eficacia para dirigir y montar las escenas de acción, de balaceras y persecuciones, consiguiendo así un buen filme de suspenso político, así como sacarle a todo su reparto buenas actuaciones, incluyendo a Bill Murray, interpretando con su natural y eficaz comicidad a un escritor amigo de Fico, y Dustin Hoffman, en una pequeña participación como el mafioso Meyer Lansky, quien pasó por Cuba para hacer negocios.

Lo malo de todo, es que a ratos la película, además de tener una duración algo excesiva, cae en el romanticismo meloso, con unas escenas en las que parece que Andy quiso probarse a sí mismo como director de videoclips musicales, en ese romance que Fico va construyendo con su cuñada (Inés Sastre). Va por buen camino si alguna vez desea dirigir un vídeo musical, y es que el mismo Andy García escribió la banda sonora (al final incluso recita el extracto de un poema de Neruda). Aunque creo es evidente que se quedó con las ganas de haber hecho un musical de toda esta historia. Para la próxima Andy.

++ La película puede encontrarse en España en dos ediciones, una con 2 discos y otra con 4, llenos de extras especiales.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total