viernes, 5 de octubre de 2007

CINE ANIMADO: BROTHER BEAR * * * *

Da gusto ver que entre los varios tropiezos que la Disney ha tenido recientemente, como con Home on the Range (2004), o Atlantis, The Lost Empire (2001), películas que hacen una combinación de la técnica de animación tradicional (dibujada y cuadro por cuadro) con tecnología digital, haya alguna que valga la pena como Brother Bear (E.U., 2003), poco valorado filme animado, que de hecho, fue una de los últimos que la Disney produjo usando la animación tradicional, aspecto que fue juzgado por muchos críticos.

Aquellas críticas me mantuvieron escéptico por algún tiempo respecto a esta película, dirigida por Aaron Blaise (colaborador en películas como Mulan, The Lion King y Pocahontas) y Robert Walker (ambos en su debut como directores), pero al verla me tope con un entrañable y emocionante relato con tintes de leyenda indo-americana, musicalizado con magníficas canciones de Phil Collins (bien producidas en su versión al español para el mercado latinoamericano) y producido con una impecable manufactura, buenos efectos visuales y notable técnica de animación.

En alguna región de la fría Norteamérica, justo al finalizar la era del hielo, tres hermanos viven felizmente de la pesca, hacer travesuras, discutir y llevar una existencia tranquila. La víspera de una festividad religiosa, el menor de ellos, Kenai (voz de Joaquin Phoenix), recibirá como tótem protector la figura de un oso. Sin embargo, Kenai, no muy satisfecho con su tótem, por un descuido provoca que la pesca del día sea robada por un enorme oso grizzly. En su enfrentamiento con el oso, al tratar de recuperar el pescado, el mayor de los hermanos muere trágicamente. Kenai cobrará venganza matando al oso, aunque por obra de la justicia divina y de los espíritus del bosque, acabará convertido en oso. Denahi (voz de Jason Raize), el hermano mediano, creyendo que el chico murió atacado por el oso, irá en búsqueda de la bestia por toda la región, sin saber que a quien persigue es a su propio hermano hechizado.

La película, con todo y su obvio mensaje ecologista (los osos grizzly son los más cazados en Norteamérica), se irá convirtiendo en una conmovedora y emocionante historia en partes iguales (las persecuciones al oso y su pelea con los hermanos están muy logradas), a partir de que Kenai forje un lazo de amistad con un simpático osito, Koda (voz de Jeremy Suarez), quien lo guiará hasta el risco en donde fue transformado en oso, y así tratar de volver a la normalidad. Su giro argumental, si bien se irá telegrafiando desde la mitad de la historia, no deja de sorprender por su resolución, convirtiendo a la historia en una fantástica alegoría sobre la amistad y el sacrificio fraternal.

Claro, no todo es perfecto. Habrá algunos peros en la película, escrita por Tab Murphy Lorne Cameron, a partir de una historia ideada por Broose Johnson, y es que los realizadores no pudieron (o quisieron) resistirse a los convencionalismos de la Disney, en ese par de alces inútiles, no muy graciosos y que no sirven para casi nada en la trama. Los alces serán la típica pareja “cómica”, pero en este caso no lo es tanto. Ojalá y la Disney siga por este camino, donde la historia y los personajes son tan importantes como el acabado visual de la película.

++Brother Bear tiene una secuela, Brother Bear 2, que nada más ha sido estrenada en DVD.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total