miércoles, 12 de septiembre de 2007

UNITED 93 * * * * *


HÉROES ANÓNIMOS. United 93 cuenta la historia
de uno de los fatales vuelos del  9/11.

Desde la aparición de su trailer promocional, United 93 (Francia-Reino Unido-E.U. 2006) empezó a causar controversia entre la opinión pública. En dicho trailer, sólo se veía un radar aeronáutico, en el que se alcanzaba a distinguir la señal del desafortunado vuelo 93 de la United Airlines, secuestrado la mañana del 11 de septiembre del 2001 por terroristas, con el propósito de estrellarlo en el Capitolio, en Washington.

En una acción por demás heroica, los pasajeros decidieron afrontar la situación e intentaron neutralizar a los secuestradores suicidas, vinculados a la red terrorista Al-Qaeda. A pesar de los esfuerzos, el avión acabó estrellándose en campo abierto, cerca del poblado de Shanksville, Pennsylvania, evitando así lo que seguramente hubiera sido una tragedia mayor.

Podría seguir argumentándose que United 93, dirigida y escrita por el realizador inglés Paul Greengrass (Bloody Sunday/2002, La Supremacía Bourne/2004, The Bourne Ultimatum/2007) explota el morbo de lo que sucedió dentro del avión. Pero algo que verdaderamente acaba destacando en este impecable trabajo de Greengrass, es la cuidadosa manera de aproximarse al tema y conseguir, por el contrario, una inquietante y adrenalínica crónica de lo que pudo haber sucedido en los angustiantes minutos que pasaron los pocos pasajeros (apenas 39, incluyendo 2 pilotos y miembros de la tripulación).

Ante todo Greengrass, basándose en las grabaciones de la caja negra, del centro de mando aeronáutico y en las múltiples llamadas que los pasajeros pudieron hacer desde el avión a sus seres queridos, opta por filmar todo en un frío estilo realista y semidocumental, sin personajes protagónicos definidos, para generar así una magistral dramatización de los hechos ambientando desde diversos escenarios, el principal, claro, es el avión de la United Airlines, para seguir con la torre de control al Centro de Control Aeronáutico o el Centro de la Defensa Aeronáutica Militar.

De tal forma, al prescindir completamente de un punto de vista definido o personaje central, el realizador es capaz de introducirnos dentro del avión y la acción que va sucediendo en su interior, haciéndonos participes, primero, de la angustia que ha invadido a uno de los secuestradores, personaje que abre el filme mientras reza la noche anterior a los atentados, para después involucrarnos en el terror que se apoderará de los pasajeros, quienes estaban lejos de saber los propósitos reales de los secuestradores, creyendo desde el principio que los llevarían de regreso al aeropuerto.

La película tuvo su preestreno durante el pasado Festival de Cannes 2006, fuera de competición, y por supuesto el trabajo de Greengrass no dejó de levantar polémica, debido a lo sensible del tema 11-S. Sin embargo, Greengrass no hace más que recordar un acto admirable llevado a cabo por un grupo de héroes anónimos (como lo ha hecho el sitio web de la película, al hacer un gran memorial a todos los pasajeros fallecidos), hecho explotado por los medios de comunicación en los E.U., dándoles a estos pasajeros del vuelo 93 una connotación de héroes nacionales que dieron su vida por el país. Los pasajeros eran concientes que al detener a los terroristas, evitarían una tragedia más grande en tierra, sumadas a las 3 que ocurrieron esa mañana del 11 de septiembre: dos aviones secuestrados estrellándose en las Torres Gemelas de Nueva York, y otro en el Pentágono.

Lo cierto, es que United 93 es la historia de una lucha frustrada que llevaron a cabo los pasajeros por salvar sus vidas, luego de enterarse algunos por sus teléfonos lo que había acontecido en Nueva York y el Pentágono.

La película goza de un timing admirable, en el que cada detalle, actuación y reconstrucción del momento se encuentra calculado, alternando los acontecimientos entre la inicial tranquilidad del vuelo 93 (con destino a San Francisco), con los atentados terroristas que iban sucediendo momentos antes (los vuelos de la American Airlines y de la United estrellados en las Torres Gemelas, y el de la American Airlines-11, caído en el Pentágono), creando así un suspenso que culminaría en las tragedias que todos conocemos.

Sin rostros conocidos en el filme (al menos para el espectador que no ha visto muchos telefilmes y teleseries recientemente), cosa que aumenta todavía más su calidad realista, el filme ha sido bien recibido en los E.U., como un verdadero homenaje a la valentía de los pasajeros, sumado al trabajo hecho por Oliver Stone en World Trade Center (2006), dedicado a los bomberos y policias caídos dentro de las Torres Gemelas aquel trágico día.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total