viernes, 14 de septiembre de 2007

CINE ANIMADO: THE NIGHTMARE BEFORE CHRISTMAS * * * * *

La última obra animada de Tim Burton en stop-motion fue Corpse Bride (2005), la cual se exhibió con mucho éxito en el Festival de Sitges 2005. Por ello, vale recordar otra de sus grandes creaciones, The Nightmare Before Christmas (E.U., 1993). Basada en una historia y personajes creados por el mismo Burton, concebidos para un libro infantil (que todavía se puede conseguir), el realizador decidió desempolvar los dibujos originales con los que ilustró dicho libro para llevarlo al cine, dejando la dirección a Henry Selick, quien más tarde plasmaría lo que le dejó esta experiencia en Jim and the Giant Peach (1996), basada en el libro de Roal Dahl.

The Nightmare Before Christmas quedó así como un divertido filme musical (aspecto magistralmente llevado por Danny Elfman), realizado con la fina técnica de animación característica de Selick, cargada de humor negro gracias a su retorcida burla hacia la Navidad, desde el punto de vista de una festividad diametralmente opuesta: el Día de Brujas o Halloween. Dichos mundos chocan en el filme, cuando el protagonista, el carismático Jack (voz de Chris Sarandon y Danny Elfman), un esqueleto alegre e inteligente, harto de que todos los habitantes de Halloween lo idolatren como líder del caótico y obscuro pueblo, donde habitan monstruos, vampiros y brujas. En esencia, lo que desea Jack es salir de ahí, cambiar de aires y conocer otros mundos, sin darse cuenta que en Halloween hay un frágil y “bello” ser amándolo en secreto, Sally (voz de Catherine O’Hara), especie de pariente lejana del monstruo Frankenstein, que vive bajo el dominio de su creador, el Dr. Finkelstein.

Como si se tratase de su anhelado paraíso, Jack encontrará en el pueblo de Navidad el modelo ideal, lleno de paz y armonía para aplicarlo en Halloween, cosa nada fácil ya que sus habitantes tomarán una idea distorsionada de lo que es realmente la Navidad. Jack tomará el lugar de Santa Claus manteniéndolo secuestrado, mientras el catastrófico acontecimiento amenaza con destruir la próxima celebración navideña y con ello la felicidad de miles de niños.

En su momento pieza clave del que podría llamarse “nuevo cine animado en stop motion”, la cinta ha ido reestrenándose en pocos países, como E.U., el Reino Unido y en México, en una edición especial en tercera dimensión. Lo que constataremos en The Nightmare Before Christmas, es que el Halloween puede ser tan alegre como la Navidad, algo en lo que Jack repara al abrir los ojos y darse cuenta de su error, en su intento de ser distinto y querer cambiar a sus paisanos. Burton enseña en su relato original (como en Corpse Bride), que el mundo de ultratumba no es tan feo como parece, un mundo en donde pueden convivir la música, el color y la diversión.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total