viernes, 14 de septiembre de 2007

CINESPAÑA: VOLVER * * * *

Mucho se especuló que Volver daría al realizador manchego Pedro Almodóvar (Calzada de Calatrava, Castilla-La Mancha, 1949) su tercer Oscar. Entre las candidatas de la Academia de Cine de España, además de Volver, estaban Salvador (Manuel Huerga, 2006), basada en la vida del anarquista catalán Salvador Puig Antich (interpretado por el germano-catalán Daniel Brühl), y por último, Alatriste (Agustín Díaz Yánez, 2006), filme más comercial de aventuras de espadachines, protagonizada por Vigo Mortensen, y actores pertenecientes al star system español, basada en el libro de Arturo Pérez Reverte.

Salvador ha tenido una serie unánime de comentarios positivos, y para el público cinéfilo español merecía competir en la entrega del Oscar. Si bien Volver ha gustado, con ciertas reservas, en España, miles de espectadores españoles tuvieron mucha razón en dudar sobre el reciente filme de Almodóvar. Volver dista mucho de ser mejor que Todo Sobre Mi Madre (1999), película que le dio a Almodóvar su primer Óscar por Mejor Filme Extranjero; que Hable con Ella (2003), que le dio el segundo Óscar por Mejor Guión y una nominación a Mejor Director, o incluso La Mala Educación (2004), su anterior película, filme con presencia mexicana en los actores Gael García Bernal y Daniel Giménez Cacho. Además, la elección de Volver es más una apuesta más “a lo seguro”, que el riesgo de haber enviado el trabajo de un director no tan conocido fuera de España, prefiriendo un nombre más famoso, que optar por la calidad del filme.

Pero bueno, no todo ha sido Oscares en la cada vez más exitosa e internacional carrera de Almodóvar. Volver ha ido cosechando éxitos desde su presentación en el Festival de Cannes 2006 (premio a todo su reparto femenino y al guión), con una nominación a la Palma de Oro, además de un triunfal paso por el Festival de San Sebastián, donde ganó el premio FIPRESCI al Mejor Filme del Año. Queda por ver qué más le depara a Volver, regreso al universo femenino tan explorado por Almodóvar en su cine.

En Volver (España, 2006) resulta reconfortante ver a Penélope Cruz actuando en su lengua materna y en la cinematografía del país que la vio nacer, luego de sus irregulares y dudosos pasos en Hollywood. Y qué mejor que de mano de Almodóvar, uno de sus “padrinos” cinematográficos, trayendo de regreso además a la “chica Almodóvar” por excelencia, Carmen Maura, en una fantasmagórica participación en muchos sentidos.

Volver es un sensible relato sobre el amor materno, que en primer lugar sorprende por su carácter sumamente templado, tono que ya no es de extrañarnos desde la magistral Hable con Ella, sin estar peleado con el humor, a pesar de la tragedia que causará las dificultades de la madre e hija protagonistas.

Abriendo con una sencilla y delicada secuencia de créditos, que tiene como telón de fondo un grupo de mujeres limpiando las tumbas de sus seres queridos, el filme anuncia desde el inicio lo cerca que convivirá el tema de la muerte con las mujeres, personajes a los que Almodóvar da aquí un tratamiento depurado, delicado y sin los desplantes neuróticos del pasado. En ese sentido, la actuación de Penélope Cruz es una de las más entregadas desde hacia mucho tiempo, en la encarnación que hace de Raymunda, la atractiva madre de una chica (Yohana Cobo), que lleva un sufrido segundo matrimonio al lado de un tipo violento y pervertido, llevando además 3 trabajos para salir adelante.

El asesinato del marido en defensa propia por parte de la chica, dará a Raymunda más problemas, ocultando el hecho a su hermana (Lola Dueñas) y obligada a esconder el cadáver en el restaurante de un vecino, del cual se adueña mientras aquel está de viaje, para de paso ganarse unos euros extras.

Hay un gran número de temáticas que Almodóvar repite en Volver: la infancia atormentada, la nostalgia por la figura materna ausente, el hombre como causa del sufrimiento femenino. La música y el humor fluyen con facilidad en los diálogos, hasta que el regreso de la madre fallecida de Raymunda (Carmen Maura) desde el más allá, para reencontrarse con sus hijas y hacer un ajuste de cuentas moral, dará un giro sobrenatural al asunto.

Estamos ante un Almodóvar relajado, en “neutral”, sin la explosiva sexualidad vista en la magnífica La Mala Educación, o el brillante y audaz oficio mostrado en Hable con Ella. Incluso un Almodóvar algo coloridamente apagado. A pesar de no alcanzar aquellos niveles, Volver no deja de llegarnos al corazón en su conmovedora y entretenida mezcla de comedia y melodrama, notablemente actuada y cuya mejor sorpresa es el redescubrir el talento de Penélope Cruz.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total