jueves, 19 de julio de 2007

THE PROPOSITION * * * *

Guy Pierce.

Para aquellos que somos fanáticos del género western, estos últimos tiempos han visto un modesto resurgimiento del género. Pronto llegará la enésima película sobre la famosa banda de forajidos de los hermanos James, The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford (Andrew Dominik, 2007), así como el melodrama épico Seraphim Falls (David Von Ancken, 2006), con Liam Neeson y Pierce Brosnan. Antes se produjo The Proposition (2005), un curioso western, que a pesar de estar ambientado en Australia, parece desarrollarse en los desiertos del oeste estadounidense, conservando   las convenciones del género. 

La película luce como una mezcla de la leyenda del bandido Ned Kelly (versiones al cine de Richardson/1970 y Jordan/2003) y la de Jesse James, guardando estrecha relación con esta última en la historia.  El filme narra la historia de los hermanos Burns, grupo de bandidos perseguidos por la policia británica por el asesinato de una familia, en los desiertos de Queensland, Australia.

Dirigida por el australiano John Hillcoat, The Proposition es un recuento de lo mejor del western norteamericano: la sangrienta violencia de Sam Peckinpah, una banda sonora acústica al estilo de Pat Garret & Billy the Kid (1973), y los problemas de integración racial vistos en buena parte de la obra de John Ford. En este caso, son los aborígenes australianos subyugados y masacrados por la policia británica.

Charlie Burns (Guy Pearce) cae preso junto a su hermano menor, Mike (Richard Wilson), en una emboscada por las fuerzas policiacas del capitán Stanley (Ray Winstone), por el asesinato de la familia Hopkins. Separado desde hace tiempo de Arthur (Danny Huston), su violento hermano mayor y verdadero responsable del crimen, Charlie recibirá de Stanley una propuesta: ir en búsqueda de Arthur para matarlo, en un lapso de 9 días, a cambio de salvar a Mike de ser colgado.

Hillcoat ofrece un ejercicio visual muy original. Nos hace sentir la experiencia de estar viendo un cómic sobre el lejano oeste, gracias a la buena fotografía de paleta ámbar de Benôit Delhomme. Será una suerte de mundo surrealista en el que se desarrolla la trama, de diligencias tiradas por camellos, de días sin noches, que parecen interminables.

Algo que nos enseña la cinta (escrita y musicalizada por Nick Cave), es que, ya sea en el lejano oeste americano o el “lejano oeste” australiano, la violencia, la tortura y la opresión racista se dan de la misma forma, en nombre del propósito colonizador y "civilizador". Tales son las cuestiones de fondo en The Proposition, un western más reflexivo que de acción. El mayor mérito de la película, junto al estético, es intentar reflexionar en torno a la violencia y la validez que puede tener tanto derramamiento de sangre. No llega a la altura de Peckinpah, pero la iniciativa se agradece, sobretodo en un género en peligro de caer en el olvido.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total