martes, 3 de septiembre de 2013

PARIAH * * * 1/2

DOBLE IDENTIDAD. Adepero Oduye como "Alike".

Pariah (2010) es la crónica de una chica solitaria (Adepero Oduye) con una seria crisis de identidad sexual. Su nombre, Alike, no podría ser más evocador. En su casa, Alike pretende ser la niña heterosexual que sus padres quieren ver y tener, pero afuera, en las noches, se transforma en una chica lesbiana, que aprovecha cada oportunidad para escaparse con su mejor amiga (Pernell Walker) a clubs de strippers disfrazada de hombre. Lo más acertado en la realización de Dee Rees (el remake de un cortometraje que dirigió en el 2007) es la manera de involucrarnos con su protagonista principal. La   actuación de Oduye es muy buena, y hace que sintamos como una bomba de tiempo el que su secreto sea descubierto por su familia en cualquier momento. El padre (Charles Parnell) es un hombre serio, no muy expresivo y de pocas palabras, del cual podemos imaginar su reacción de saber el mayor secreto que guarda su hija.

Sin embargo, en este caso, la historia enfoca nuestra atención a cómo el aparentemente estable núcleo de una familia negra tradicional, podría verse sacudido si fuera una hija y no un hijo quien revelara su homosexualidad. Su primera mitad abunda en cosas ya vistas antes en filmes como Precious, y ejemplos similares, sobre melodramas de familias negras con un bien ejecutado toque de realismo social. Alike es una sensible chica aislada de la sociedad, con talento para escribir, que sufre calladamente, y con mucha dificultad para encajar en el mundo. Técnicamente, Rees recurre a la cámara en mano en muchas escenas, y todo está filmado en locaciones. Pero la segunda mitad es la más interesante. La madre de Alike, interpretada fantásticamente por Kim Wayans, es la que representará el mayor reto a la chica a la hora de la verdad. El mensaje, eso sí, ya nos lo sabemos: "sé tu mismo",  "lucha por lo que crees", pero vale la pena.  

No hay comentarios:

Páginas vistas en total