viernes, 11 de enero de 2013

JACK REACHER * * 1/2

Producida y protagonizada por Tom Cruise, Jack Reacher (2012) es una exploitation movie muy funcional, que sabe enganchar a la audiencia tanto con escenas de acción como con una historia que mantiene un aceptable nivel de interés y suspenso. En su interpretación del Jack Reacher del título (basada en la novela escrita por Lee Child) Cruise no ofrece absolutamente nada nuevo como actor (los fans del libro se quejaron de su elección para el papel principal), fuera de un par de escenas en donde exhibe habilidades para pelear y descontar villanos al nivel de un Jason Bourne. Quien sí me sorprendió fue la británica Rosamund Pike, ofreciendo una decente actuación y con un convincente acento, en su encarnación de una  abogada en busca de llegar al fondo de la verdad sobre quién es el verdadero asesino de cinco personas. Las víctimas fueron ejecutadas por un tirador oculto, a decenas de metros de distancia, justo en la escena que abre la película.

Reacher y Helen, el personaje de Pike, forman una mancuerna durante la investigación extra oficial que llevan a cabo, siendo el primero su valioso asesor gracias a su experiencia previa como ex marine en Irak. Alrededor de su investigación, se encuentra un detective trabajando en el caso, interpretado por David Oyelowo. Desde el primer segundo, el actor recuerda a Sidney Poitier -al menos físicamente- en sus mejores años y su detective interpretado en In the Heat of the Night. De hecho, la película tiene un tratamiento visual a la film noir, tal y como el de aquella gran obra de Norman Jewison. Helen y Jack, a pesar de cierta tensión sexual que existe entre ellos (con la que juega en un par de escenas el realizador, Christopher McQuarrie), prefieren concentrarse más en la investigación, así como en buscar forzadamente una química que, desafortunadamente, nunca toma forma completamente. 

Aunque no depara muchas sorpresas, la trama se encuentra bien hilvanada. Robert Duvall, en la segunda mitad, amenaza con robarse la película, siendo simple y sencillamente el gran actor que es. Mientras, Werner Herzog sabe hacer lo suyo irradiando su temible aura germánica, en un pequeño papel como mafioso transiberiano.

ROBÁNDOSE EL FILME CON UN GUIÑO. Tom Cruise y Robert Duvall.


No hay comentarios:

Páginas vistas en total