miércoles, 9 de enero de 2013

INTOUCHABLES * * * *

AMISTAD A RITMO DE BOOGIE WONDERLAND. Omar Sy y François Cluzet.

El éxito internacional de Intouchables (2011) radica, más que nada, en la acertada elección de su casting. El gran Francois Cluzet (Janis et John), interpretando a un millonario cuadrapléjico, melancólico y sensible; y Omar Sy (Micmacs), como el inmigrante senegalés proveniente de un típico banlieu pobre, quien es contratado como su asistente de tiempo completo. El resultado ¡bingo!, es una química instantánea, una relación cinematográfica funcional en todos los niveles. Lo mejor, es cómo los realizadores, Olivier Nakache y Eric Toledano (también autores del guión) hacen de esta improbable relación una entrañable amistad, la cual se va formando gradualmente, de manera natural, y sin forzar mucho la maquinaria interna que mueve los engranajes emocionales entre los personajes. Nuestro millonario, Phillipe, incapacitado no nada más físicamente del cuello a los pies, sino de un amor por la vida perdido, es un amante del arte, la poesía, la lectura, y la música clásica. Necesita de Driss y de su chispa, su vitalidad y el encanto que ha venido a transmitirle.

La historia está basada en una amistad de la vida real, y aunque la película se sienta formulaica, con todo estratégicamente cálculado para ser la más taquillera y exitosa feel good movie del 2012 (no dudo que Hollywood ya esté preparando el guión para el remake; Dustin Hoffman puede irse preparando para ser la versión americana de Phillipe), y dar en el blanco con las audiencias americanas, el resultado es un entretenido y humorístico relato con mucho encanto, en el que dos visiones de la vida, dos personalidades dispares se contraponen para, simplemente, conseguir magia en la pantalla. Mucha de esa magia se debe a la gran actuación de Omar Sy, quien en cuestión de minutos tiene a todos los personajes -y a nosotros- en su bolsillo. Sy (algo así como un rejuvenecido y revitalizado Eddy Murphy transportado a Francia), sacude todo espacio que habita en la residencia. Es humorístico, carismático, coqueto, impertinente, amante de Earth, Wind & Fire y, además, es un misterio que nos invita a desentrañar hasta la última escena del filme.  

No hay comentarios:

Páginas vistas en total