martes, 1 de mayo de 2012

HORTON HEARS A WHO! * * * *

El destino de millones de microscópicos seres
estará en la trompa de un elefante.

Dr. Seuss, el famoso escritor de cuentos infantiles, popular entre grandes y chicos, creó en sus libros a los Who, unos personajes que lucen como animales, pero difíciles de clasificar. Parecen una cruza de perro con gato, y viven en Whoville. Horton Hears a Who! (2008), es la adaptación animada del libro homónimo, un filme inteligente que no ha sido producido ni por Pixar o Dreamworks, sino por la factoría Twenty Century Fox Animation (los creadores de Robots y la franquicia de Ice Age). La respalda una historia bien concebida, que sabe conciliar comicidad y una premisa que, si bien toca aspectos algo metafísicos sobre la existencia de algo "más allá", de una fuerza exterior que lo mueve y rige todo, no se mete en asuntos sobre religión ni nada parecido. La fuerza de la que dependerá el destino de los Who no es precisamente divina, sino la paquidérmica inocencia de un elefante, el Horton del título, con todo y voz de Jim Carrey. ¿Será coincidencia o Carrey habrá sido elegido por haber protagonizado "The Truman Show", una película cuya historia parece prima-hermana de "Horton"? Como haya sido, lo cierto es que Jim Carrey hace un trabajo excelente moldeando, al menos vocalmente, la personalidad de Horton. El elefante, famoso por otras historias del Dr. Seuss, vive en una jungla colorida, poblada de animales que parecen venidos de otro mundo o dimensión paralela.

El destino de Horton cambiará completamente, cuando encuentre una diminuta partícula de polvo en una extraña flor (parece un diente de león). Desde dicha partícula, Horton escuchará la voz del gobernador de Whoville (voz de Steve Carrell), quien se encuentra lidiando con sus propios problemas, como criar a las más de noventa hijas que tiene y un sólo hijo, de apariencia emo, con quien no tiene comunicación. El mayor problema será cuando el gobernador proponga cancelar las fiestas del centenario de la ciudad, debido a que Horton se encuentra en la peligrosa misión de proteger la pequeña particula de polvo y a sus microscópicos habitantes, para colocarla en un lugar seguro. Cambios de clima y temblores en la ciudad, serán ocasionados por todo lo que Horton se encuentra viviendo allá afuera. No le ayudará mucho en su misión el tener en su contra a una intolerante y fascistoide madre canguro (voz de Carol Burnette), quien cree que el pobre elefante está loco y es un peligro para su pequeño hijo y toda la jungla. 

Los habitantes de Whoville también creerán que su gobernador está loco, al admitir este que habla con un ser que vive allá arriba, en lo que para ellos vendría siendo el cielo o el espacio. Los realizadores, el animador Jimmy Hayward y el director de arte en animaciones Steve Martino, saben equilibrar las dos historias paralelas. Ambas acaban siendo entretenidas, con buenos gags, dosis de emoción y comicidad. La película tiene un diseño visual muy inspirado, como ese campo lleno de violáceos dientes de león, y en sí toda la jungla es una explosión de colores en completa armonía. No es de sorprender, teniendo como director a un director de arte. Aunque ambas historias están logradas, el verdadero héroe, quien acaba robándose la película, es Horton, conmovedor y divertido al mismo tiempo, pudiendo dar su vida incluso por esa pequeña partícula de polvo y sus habitantes. Aunque su moraleja es el clásico aprender a perdonar, el clímax es emocionante, bien editado y con cada segundo lleno de suspenso. 




No hay comentarios:

Páginas vistas en total