martes, 3 de julio de 2012

THE FINAL DESTINATION * 1/2

La franquicia comienza a ir a pique, a tambalear y trastabillar. Es la cuarta película y se títula The Final Destination (2009). Era inevitable, tenía que ser en 3D. Ahora el espectador puede experimentar las premoniciones del psíquico en turno en 3 dimensiones, todas en forma de animaciones digitales. Esta es la segunda película que dirige David R. Ellis para la saga y es peor que la primera que dirigió. Ya no se trata más que de cambiar a los actores y, por supuesto, el trágico accidente, de donde -como todos sabemos- escapará un grupo de personas, gracias a las visiones proféticas de uno de ellos. En esta ocasión es un aparatoso accidente en una pista de autos, en donde un grupo de espectadores, incluyendo un empleado de seguridad, logran escapar. La Muerte no se quedará con los brazos cruzados, e irá a cobrarse cada una de esas vidas. Las circunstancias en las que irá muriendo cada uno de ellos, son ya ridículas, nada creíbles (vamos, la escena del lavacoches y la de la alberca, son ridículamente absurdas) y todas ellas a merced del formato 3D. A leguas se nota la sangre digital y los efectos creados digitalmente, para que todo sobresalga más puntiagudamente impactante de la pantalla. Lo peor, es que no hay ni personajes ni una trama interesante, alguna excusa decente para esta basura gore para adolescentes.

El profeta y su novia en peligro. 

No hay comentarios:

Páginas vistas en total