lunes, 9 de julio de 2012

THE AMAZING SPIDER-MAN * * * *

Andrew Garfield es el nuevo Spider-Man.

Spidey no descansa. El caso es extraño. A tan sólo 5 años de haberse estrenado Spider-Man 3 (2007), la última película de la saga inaugurada por Sam Raimi en 2002, llega The Amazing Spider-Man (2012), aparentemente el inicio de una nueva saga. Una nueva franquicia totalmente renovada, con nuevos actores y una aproximación diferente a la historia sobre los orígines del hombre arácnido. El nuevo rostro de Spider-man es Andrew Garfield (The Social Network), un actor menos conocido en comparación con Tobey Maguire. La no muy atlética o esbelta apariencia de Garfield agrega todavía más vulnerabilidad, timidez y una diferente cualidad nerd a Peter Parker. Es más debilucho y más interesado por la ciencia que por la fotografía. Si hay algo que extrañé en esta nueva versión, es al editor gruñón, insoportable pero siempre intenso Mr. Jameson (interpretado por J.K. Simmons en la pasada trilogía). Si Peter Parker tiene su némesis, ese es Mr. Jameson, famoso por odiar al Hombre Araña.

Peter es aquí un personaje lleno de culpas, además de sufrir por no saber qué pasó con sus padres, quienes desaparecieron siendo un niño. Su padre fue un renombrado científico y genetista. La familia del solitario chico (en serio, aquí Peter no tiene un sólo amigo) han sido su tíos, interpretados por Martin Sheen (magnífico) y Sally Field. Su vida en la escuela es complicada, bajo los constantes abusos y golpizas que le propina el bully en turno. Su interés amoroso no es Mary Jane, sino Gwen Stacy (Emma Stone), interpretada por Bryce Dallas Howard en Spider-Man 3. En esta ocasión, Peter será picado por una araña durante su visita a los laboratorios en donde trabaja el clásico científico loco    (Rhys Ifans), el cual sólo tiene un brazo y que trabajó junto al padre de Parker.

Peter tratará de indagar más sobre la desaparición de su padre, el cual dejó en sus investigaciones un extraño algoritmo, que podría ser la clave para lo que nuestro doctor está buscando: un gen capaz de, como en ciertos reptiles, regenerar sus extremidades amputadas. Si hay algo que me gustó, es que   Spider-Man aquí es como un experto en artes marciales. Es más, sus habilidades parecen una combinación de parkour con patadas y giros de karateka. Si en algo sirve la extrema delgadez de Garfield, es la soltura física, la sensación de flexibilidad que da a Peter Parker.

La nueva aproximación que hace el realizador Marc Webb, no llega a ser tan obscura como la del nuevo Batman de Christopher Nolan (es decir, un Batman más violento y más para adultos). Pero la intención de hacerlo es notoria. La película sí llega a tener sus momentos dramáticamente densos y obscuros (la famosa tragedía del tío Ben, la más atormentada tía May, la difícil relación del chico con ambos). Su búsqueda de venganza lleva a Spidey por caminos y rincones emocionalmente más profundos. Además, Parker tiene en esta película una inspiración, digamos, muy "mexicana" para la creación de su uniforme (por cierto, con más textura que el traje de las anteriores películas). El villano, Lizard, que encarna Rhys Ifans, es como una versión reptílea del Doctor Jekyll y Mr. Hide, con el plan megalomaníaco de transformar a toda la "débil y vulnerable" raza humana en lagartijas mutantes. Ya sé lo que está pensando. Pero le digo, la película está muy lejos de parecer "Godzilla vs Spiderman".

Me gustó la película. Aunque, siendo honesto, no me gustó más que las dos primeras películas de Sam Raimi. The Amazing Spider-Man resulta una muy buena película de superhéroes, muy entretenida, con buenas escenas de acción (bastante buena la del rescate en el puente). Sin embargo, y aunque el reparto está muy bien, no es una película con actuaciones de peso y memorables, exceptuando la actuación de Martin Sheen. Le falta un Willem Dafoe, un J.K. Simmons o, incluso, un Alfred Molina, que se roben la película. Y si bien me gustó una escena, en donde Spider-Man, luego de colgarse de edificio en edificio, llega a una ventana y ve su propio reflejo en ella, tampoco hay una imagen antológica, como la del beso de Spider-Man, colgando de cabeza, y Mary Jane. ¿Me estaré poniendo cursi?



   


No hay comentarios:

Páginas vistas en total